Alcohol y tabaco. Cáncer.

La detección precoz es fundamental en estos tumores, cuya cirugía tiene un alto impacto en la calidad de vida del enfermo. Una lesión que no cicatriza en quince días debe ser examinada por un dentista o un cirujano maxilofacial. El cáncer oral está aumentando entre las mujeres quizás debido a los cambios en el estilo de vida

 

El tabaco y el alcohol disparan el riesgo de desarrollar un tumor en la boca. “El tabaco es un agente carcinógeno para las mucosas aerodigestivas: de la boca, la laringe y los pulmones fundamentalmente. El alcohol, por su parte, supone un riesgo menor, pero si se suman tabaco y alcohol las posibilidades de un cáncer oral se multiplican exponencialmente”. Así lo ha recordado Julio Acero, cirujano oral y maxilofacial del Hospital Gregorio Marañón y del Hospital Quirón, durante el Aula Europea de Odontología de la Universidad Europea de Madrid.

Los especialistas reunidos en esta jornada han explicado que los tumores orales están aumentando entre las mujeres, debido probablemente al cambio en el estilo de vida. “Hasta hace poco, el paciente tipo era un hombre mayor, fumador, alcohólico… Sin embargo, en los últimos años la incidencia en mujeres está aumentando y se están viendo pacientes cada vez más jóvenes”, explica el doctor Acero.

La prevalencia del cáncer oral se sitúa alrededor de 15,7 casos por cien mil varones por año y de 6 por cien mil mujeres por año. “Aunque este tipo de tumores no es de los más prevalentes, su impacto en la vida social, la estética y la funcionalidad del individuo es muy importante puesto que aparecen en una zona muy visible y en la que asientan importantes estructuras”, comenta.

Aunque tumores pueden aparecer en cualquier lugar de la boca, son más frecuentes en la lengua, el suelo de la boca y los labios. Estos últimos son más prevalentes entre personas muy expuestas al sol, como los agricultores o los marineros. Además, el doctor Acero recuerda que hay un porcentaje de casos relacionado con el virus del papiloma humano.

Cirugía, radioterapia y quimioterapia

Como en muchos tumores, en el tratamiento del cáncer oral se indica la cirugía y, frecuentemente, la radioterapia y/o quimioterapia. Sin embargo, lo fundamental es prevenir evitando la exposición a los agentes carcinógenos (alcohol y tabaco) y con un mantenimiento correcto de las prótesis dentales. Una vez que aparece la enfermedad, resulta primordial el diagnóstico precoz para que la mutilación con la cirugía sea lo más pequeña posible. “Cuanto antes se detecte, menos extensa será la zona que hay que eliminar quirúrgicamente”, sostiene el doctor Acero, al tiempo que recuerda que es necesario acudir al dentista o al cirujano máxilofacial ante una úlcera que no cure en dos semanas.

“No obstante, hay que subrayar que en los últimos años la cirugía máxilofacial española ha avanzado mucho en el terreno de la reconstrucción, lo que permite hacer resecciones más amplias porque luego la zona afectada se va a poder reconstruir con éxito. Con la reconstrucción se busca no sólo el objetivo estético, sino también el funcional puesto que hoy en día incluso se están poniendo implantes dentales en los injertos de hueso para que el paciente pueda recuperar la función masticatoria, etc.”, concluye el doctor Acero.

Madrid, 17 de febrero 2010 (medicosypacientes.com)