Aumento de las alergias a los tintes capilares (pelo): se manifiesta en los pacientes como un picor

25/11/08,14:04, Doyma Jano On-line y Agencias

Un editorial publicado en ¿British Medical Journal¿ analiza el potencial alergénico de uno de los principales componentes de los tintes de pelo, la parafenilenediamina (PPD). Ésta y otras sustancias de la familia de las aminas aromáticas llevan más de un siglo presentes en los tintes de pelo y, actualmente, dos de cada tres cuentan con ellos en su composición.

Hace algunos años, según explican los autores del artículo, en Alemania, Francia y Suecia se prohibió la presencia de la PPD en los tintes de pelo (en España nunca llegó a retirarse). La Unión Europea (UE) regula su presencia y prohíbe que ésta supere un 6% de la composición de los tintes (un 3% al añadirlo a la solución oxidante necesaria con la que se obtiene el color).

El artículo de opinión de ¿BMJ¿ hace especial hincapié, por otro lado, en el aumento del número de personas que deciden cambiar el color de su pelo. Según explican sus autores, en 1992 una encuesta de la Japan Soap and Detergent Association realizada en Tokio destacaba que un 13% de las estudiantes de instituto, un 6% de las mujeres con una veintena de años y un 2% de los hombres de esta misma edad se teñían el pelo. En 2001, estos porcentajes aumentaron hasta un 41%, 85% y 33%, respectivamente.

La alergia de contacto se manifiesta en los pacientes como un picor y enrojecimiento del cuero cabelludo, incluso descamación. En casos graves, las lesiones se pueden generalizar más allá, producir urticarias generalizadas e incluso angioedema (ronchas e hinchazón) con riesgo de insuficiencia respiratoria.

“Las presiones culturales y comerciales para teñirse el pelo y, quizás, la generalización de la obsesión por la cultura de la juventud están poniendo a la gente en riesgo y aumentando la carga en los servicios sanitarios. Pero es posible que no sea sencillo revertir esta tendencia ya que algunos pacientes continúan utilizando estos tintes incluso cuando se les informa de que son alérgicos”, concluye el mencionado editorial.