Bronceado artifificial. Rayos UVA. Peligros.

25/11/08,14:05, Doyma null

Publican guías para la práctica del bronceado artificial responsable a fin de prevenir las enfermedades cutáneas

La Consejería de Salud y Consumo de Baleares ha editado dos guías, una dirigida a los centros de autobronceado en la que se recuerda la normativa europea vigente en materia de regulación de este tipo de centros, y otra dirigida al usuario, con consejos para evitar una exposición prolongada a este tipo de sesiones para prevenir posibles patologías cutáneas y el envejecimiento prematuro de la piel. En ellas, se recomienda el uso responsable del bronceado artificial en los centros que ofrecen sesiones de rayos ultravioleta y se aconseja a los usuarios pedir la acreditación que regula cada uno de los 79 establecimientos que ofrecen este servicio en Baleares.

Así lo ha informado el director general de Evaluación y Acreditación del Gobierno Balear, Jaume Orfila, quien explicó que el objetivo es que los centros que ofrecen este tipo de servicio lo presten “con todas las garantías de seguridad”, para que las personas que deseen beneficiarse de las sesiones de rayos ultravioleta “estén bien informadas sobre los riesgos que puede conllevar una exposición prolongada al sol para la salud”.

En este sentido, recordó que los rayos ultravioleta pueden afectar a la piel y los ojos, por lo que los centros de autobronceado tienen la obligación de prestar unas gafas de protección a las personas que se sometan a las sesiones de rayos, que tampoco pueden ser aplicadas en menores de 18 años, ni son recomendables para mujeres embarazadas.

En la guía dirigida al usuario se insta a solicitar en los centros la documentación acreditativa en caso de que éstos no la tengan expuesta de forma visible y manifestó la necesidad de que las personas que permanecen en los establecimientos regulando las sesiones hayan completado los cursos de formación que se imparten en las comunidades autónomas, de los que son excluidos los médicos, enfermeras y los titulados en cirugía estética. Asimismo, cada centro está obligado a tener una ficha personal de cada cliente en el que se recoja su fototipo de piel.