Cada año mueren 2 millones de personas de forma prematura a causa de la contaminación atmosférica

 

Enviar a un amigo

La Organización Meteorológica Mundial destaca el papel de los servicios meteorológicos e hidrológicos nacionales en la lucha contra la contaminación atmosférica

Madrid, 24 de marzo 2009 (Europa Press)

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha destacado el papel de los servicios meteorológicos e hidrológicos nacionales en la lucha contra la contaminación atmosférica que cada año provoca la muerte prematura de dos millones de personas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con motivo del “Día Meteorológico Mundial” celebrado ayer, y cuyo lema ha sido ‘El tiempo, el clima y el aire que respiramos’, la OMM ha recordado que aspectos como el transporte y la longevidad de los contaminantes del globo dependen de variables meteorológicas.

Para el secretario general de la OMM, Michel Jarraud, estas tareas son “esenciales para predecir la contaminación atmosférica y, al mismo tiempo, para proteger a las personas de las consecuencias de esa contaminación en la salud y la economía”.

“La OMM ha participado de forma activa en las iniciativas internacionales destinadas a evaluar los cambios que se producen en el contenido de contaminantes en la atmósfera, tales como el ozono troposférico, el ‘smog’, la materia particulada, el dióxido de sulfuro, y el monóxido y el dióxido de carbono, que en su mayoría resultan directamente de la combustión industrial, urbana y automóvil de los combustibles fósiles”, añadió.

De esta manera, el organismo multilateral considera que cuanto mejor sea el conocimiento de la composición de la atmósfera mejores podrán ser las predicciones meteorológicas a corto plazo y las predicciones climáticas a largo plazo.

Para ello, explica en un comunicado que las estaciones de la red de Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG) recopilan datos sobre los gases de efecto invernadero, tales como el dióxido de carbono y el metano, los aerosoles, y los gases reactivos como el ozono, los óxidos de nitrógeno o el dióxido de azufre. Estos datos de observación de la VAG se utilizan juntamente con los de las vastas redes de observaciones meteorológicas, climáticas e hidrológicas coordinadas en el ámbito del Sistema de observación integrado de la OMM.

Asimismo, precisa que los encargados de la VAG y el Programa Mundial de Investigación Meteorológica de la OMM están ampliando el conjunto de servicios relacionados con la calidad del aire disponibles actualmente y, al mismo tiempo, se sigue trabajando para entender mejor los efectos de la contaminación atmosférica en diferentes entornos.

Por su parte, los científicos tienden a incluir los gases y partículas resultantes de la actividad humana en los modelos climáticos, para predecir mejor los cambios del futuro. De momento, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), la temperatura media del aire en la superficie aumentó en 0,74 grados centígrados entre 1905 y 2005. En ese sentido, con motivo del Día Meteorológico Mundial que, se celebra cada 23 de marzo, la OMM recuerda que el calentamiento climático puede “exacerbar” la contaminación atmosférica.

Finalmente, la OMM alerta también de que los científicos prevén que aumente la desertificación a causa del cambio climático y el uso de la tierra, con lo que el riesgo de sufrir tormentas de arena y polvo se multiplicará, así como el riesgo de sequías e incendios.

Más información:

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies