Calvicie y trasplante. Famosos y su trasplante.

 

Famosos con trasplante de pelo: Nunca reconocerás…

24 enero 2013 poren Salud del pelor

Realmente podríamos debatir si los famosos que se han realizado microinjertos capilares, comúnmente conocidos como “trasplante de pelo“, han popularizado este tratamiento o le han hecho un flaco favor.

Uno de los casos más conocidos en España fue el efecto Bono, el presidente del Congreso, que después de la aparición con su nuevo look, se triplicaron el número de trasplantes de pelo. También fue sonado el tupé de Hilario Pino, que nos sorprendió a la audiencia con un flequillo como el que tenía a los quince.

La realidad es que no todos tienen la suerte de poder raparse la cabeza y que les siente bien, como es el caso de Bruce Willis, Sean Connery, Ed Harris o el futbolista, modelo y guapérrimo Fredrik Ljungberg.

Hay famosos que se han negado a aceptar los designios de su naturaleza y se han sometido a este tratamiento, aunque muchos son incapaces de admitirlo. Sí, en la tabla de los 10 mandamientos, se ha añadido: Nunca reconocerás tu microinjerto capilar.

El actor Jude Law, aunque “no tiene ningún miedo a hacerse mayor” según unas declaraciones que hizo a un suplemento del periódico The New York Times, ha optado por hacerse un trasplante porque las entradas no le favorecían y no podía descuidar su look de sex symbol.

John Travolta también ha sucumbido a los implantes capilares. El protagonista de Fiebre del sábado noche se ha sometido a esta técnica para recuperar los años perdidos e intentar recuperar la melena de Tony Manero. Otra cosa es hablar de si lo ha conseguido.

Otro de los famosos que ha decidido plantarle cara a la alopecia ha sido Kevin Costner, aunque se niega a confirmarlo. También es un secreto a voces la nueva imagen que nos ofrece Brendan Fraser, que ya usaba peluca tanto en la gran pantalla como en público. Otros actores que no quieren ni hablar de este tratamiento, pero se sabe se comenta se dice se observa, son George Clooney, Nicolas Cage (qué horror) y Mel Gibson. ¿Hablamos de futbolistas? Ese portero que está mortificado por un entrenador top, y que ya lleva unas cuantas sesiones de la pionera técnica FUE de trasplante de pelo…pero lo sabemos gracias a El Mundo, cómo no…

¿Nadie lo reconoce? No, en un rincón de la Galia, digo de Albión, un aguerrido futbolista del Manchester United, el delantero W. Rooney lo soltó en Twitter bien clarito: “sólo quería confirmar a todos mis seguidores que me he hecho un trasplante de pelo. ¿Qué pasa, por qué no? Me estaba quedando calvo sólo con 25“.

¿Y por qué no lo dicen?

La verdad es que no tenemos ni idea. Suponemos que es por el mismo motivo por el que una persona no dice que se ha hecho un aumento de pecho o un lifting. Sin embargo sí reconocemos una operación de miopía para no llevar gafas o un tratamiento de ortodoncia. Esto es también como las ladies espectaculares del cine y la pasarela que dicen que comen de todo, y en un pantalón suyo no te cabe ni el codo. Cosas de la psique.

¿Motivo de “cashondeo padre”?

Bueno, parece que además el trasplante de pelo es motivo de cierta mofa, cuando el famoso en cuestión sale a la palestra. El porqué tampoco lo sabemos, pero apostamos a que se debe a unos resultados más que mal hechos en el pasado en muchos casos, y viendo a algunos de los famosos que hemos comentado antes diríamos que también del presente. ¿Es necesario que pongamos de ejemplo a Berlusconi?

berlusconi-trasplante-peloPues sí, mira, ya que lo dices, voy a ponerle como ejemplo. El caso Berlusconi es el paradigma de todo aquello que no debes hacer si quieres volver a ser aquel tú con pelo, compitiendo casi con el de Nicholas Cage: un trasplante de pelo que no respeta la naturalidad de su primera línea de pelo, un tinte que ni la Carmen Sevilla (en lugar de respetar un tono natural o simplemente dejarte el nuevo pelo con tono canoso), un lifting realizado en el túnel del viento de Maranello (Ferrari)…Así, Berlusconi es lo más parecido que hay entre la especie humana a una muñeca de Famosa que se dirige al portal.

Y es que la clave de un buen trasplante de pelo, como la clave de un buen maquillaje, es que NO se note. El Dr. Lluís Berrocal, Dtor. Médico del Instituto del Pelo Vila-Rovira de Barcelona, me dio la clave en una entrevista:

La clave de un buen trasplante de pelo es conseguir que la primera línea de pelo sea una imperfecta perfección – Lluís Berrocal

 

Ahí es nada, enseguida anoté la frase. Y ahora me fijo en la foto de Berlusconi y la comparo con el resultado de Jude Law, y entiendo lo que quiere decir. Hay que respetar la forma que tiene tu pelo de nacer en tu frente, líneas imperfectas. Yo por ejemplo tengo un ligero “pico de la viuda”, que no deberían cargarse si necesitara un trasplante.

Acababa de ser invitada a ver un trasplante de pelo en directo y quirófano y acto seguido me enseñó una decena de fotos de antes y después y se me cayó el mito de “trasplante de pelo = pelo de muñeca”. Bueno, no es un mito, me imagino que si ha sido así es gracias a la cantidad de manazas, que como en todo, hay por ahí sueltos. Os juro por mi amado cabello que había casos espectaculares, de esos que si pasa a tu lado por la calle, ni de coña puedes pensar que se ha hecho un trasplante de pelo.

Si la azotea despejada te está mortificando, que sepas que el trasplante de pelo sí puede ser una solución pero si vas a ir al mismo que se lo hizo a Berlusconi, si eres chico mejor píllate una gillette, rápate la azotea y déjate a cero. Si eres chica…como veis, de chicas no sabemos ni una. Según la ISHRS, cada año se practican en el mundo unos 250.000 microinjertos capilares; un 86% en hombres, aunque el número de mujeres es cada vez más elevado. Pero no sabría decirte ni encontrar ni una sola famosa. Y es que en mujeres esto ya sobrepasa el nivel tabú en una sociedad muy pendiente del prejuicio a lo que los demás hacen con su vida y cuerpo en lugar del vive y deja vivir