cáncer de mama. Mamografía. Mujer y herencia cáncer. Diagnóstico precoz. Prevención.

Si una mujer ha sido diagnosticada de este tumor a los 50 años, las familiares deberían someterse a esta prueba a partir de los 45 años.De los 21.000 nuevos casos de cáncer de mama que se diagnostican al año, entre un 5 y un 10% (1.200-1.800) son hereditarios

Madrid, 7 de julio 2009 (medicosypacientes.com)

Las mujeres con antecedentes de cáncer de mama deberían hacerse una mamografía cinco años antes del primer diagnóstico en la familia. Así lo ha señalado el doctor Pedro Sánchez Rovira, del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) en el marco de la 2ª Revisión anual de avances en cáncer de mama. Ragma09 que ha organizado este Grupo recientemente en Madrid, y a la que han asistido más de 300 expertos de toda España. “Si tenemos una mujer diagnosticada de este tumor a los 50 años”, explica el doctor Rovira, “las familiares deberían realizarse esta prueba a partir de los 45 años. Teniendo en cuenta la eficacia de la mamografía y, aunque los programas de cribado se iniciaron a partir de los 50 años, se está empezando a incorporar a mujeres de entre 45-50 años y se alarga hasta los 69 años, con el fin de reducir los casos en los que se detecta el tumor cuando ya está muy avanzado”.

En nuestro país, el cáncer de mama es el tumor más frecuente, tras el colorrectal, con 21.309 nuevos casos al año. De los que entre un 5 y un 10% (1.200-1.800) son de carácter hereditario. Se sabe que un porcentaje elevado de cáncer de mama hereditario está relacionado con la mutación de los genes denominados BRCA 1 y BRCA 2. Así, las mujeres que presentan una alteración en estos genes pueden llegar a tener un riesgo de hasta un 60% de sufrir cáncer de mama a lo largo de su vida, frente al 10% de la población general.

Detección precoz

Todas las mujeres constituyen un colectivo especial de riesgo ante esta patología y, por ello, los expertos insisten en la importancia que tiene un diagnóstico temprano. La detección precoz constituye la mejor arma para reducir la mortalidad y, hasta el momento, la mamografía sigue siendo la única técnica que ha facilitado el diagnóstico de un mayor número de tumores pequeños y de bajo grado, lo que se ha traducido en un descenso del número de muertes.

“Pese a que algunos de estos tumores ligados a un subtipo específico, como es el BRCA 1”, comenta el doctor Rovira, “pueden revestir un pronóstico desfavorable, el hecho de que se puedan detectar a tiempo y de que cada vez existan pautas de tratamiento más efectivas, hace factible una mejora en las expectativas de supervivencia. Son tumores que pueden diagnosticarse a edades más tempranas que en mujeres con cáncer de mama no hereditario, de ahí la importancia de la identificación de mujeres portadoras de cáncer hereditario y el diagnóstico precoz”.

Resonancia Magnética

En los últimos años, uno de los principales avances en la detección y seguimiento del cáncer de mama ha sido la incorporación, cada vez mayor, de la Resonancia Magnética (RM). De hecho, la Asociación Americana contra el Cáncer (ACS) ya incluye en sus guías de recomendaciones la RM como una herramienta de cribado que debe utilizarse en cualquier mujer con un riesgo superior al 20% de desarrollar un cáncer de mama a lo largo de su vida. “La RM está especialmente indicada en mujeres con riesgo elevado de desarrollar cáncer de mama por antecedentes familiares, portadoras de mutación BRCA 1 y BRCA 2, sobre todo en los casos con mamas densas en los que disminuye de forma significativa la sensibilidad de la mamografía”, afirma este experto.

Cirugía profiláctica

En nuestro país puede optarse por la intervención quirúrgica preventiva (extirpar el órgano de riesgo) en los casos con un riesgo muy elevado (entre un 60-70%) de desarrollar este tumor. “En la actualidad”, explica el doctor Sánchez Rovira, “existen diferencias de criterio en cuanto al uso de esta cirugía y su indicación puede variar tanto a nivel nacional como en distintas zonas de Europa. Lo habitual es que a la paciente de alto riesgo se le expliquen las posibles alternativas de prevención, que pasan por la vigilancia intensiva, por este tipo de cirugía e, incluso, por la inclusión en estudios de quimioprevención, que consiste en inhibir la aparición del tumor a través del uso de fármacos. En cualquier caso, el objetivo es utilizar las medidas precisas para evitar el desarrollo del tumor”, concluye este experto.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies