Cocaína, alcohol y tabaco: un cóctel mortal.