Colesterol y salud. Dietas.

Colesterol

Una dieta baja en grasa y el ejercicio físico regular disminuyen los niveles en sangre de esta sustancia

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA PARA CONSUMER.ES
  • Última actualización: 27 de abril de 2004

El colesterol es una sustancia presente en cualquier organismo e imprescindible para su funcionamiento. Sin embargo, niveles elevados en la sangre aumentan el riesgo de padecer enfermedades coronarias y constituyen un grave peligro para la salud, al favorecer la acumulación de colesterol en las paredes de las arterias (arterosclerosis). Una dieta baja en grasa y ejercicio físico moderado pero continuo favorece la presencia del denominado colesterol “bueno”, encargado de limpiar los vasos sanguíneos y destruir el colesterol “malo”.

 

Definición

La Fundación Española del Corazón (FEC) define el colesterol como aquella sustancia grasa natural que está presente en todas las células del cuerpo humano y resulta “imprescindible” para el normal funcionamiento del organismo.

  • Su presencia favorece la formación de ácidos biliares, necesarios para la digestión de las grasas.
  • Constituye la membrana celular, de manera que sin él no habría estructuras celulares.
  • En la piel, y al contacto con los rayos solares, consigue transformarse en vitamina D.
  • Protege la piel de muchos agentes químicos y evita la deshidratación por vaporización.
  • Ayuda en la formación de ciertas hormonas, como las sexuales y las tiroideas.

“Enfermos de colesterol como tal no existen. Sin embargo, los niveles de colesterol plasmático elevados constituyen un factor de riesgo cardiovascular”, apunta Carmen Cuadrado, profesora de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid.

El ser humano obtiene cada día cantidades importantes de colesterol que proceden de dos vías: del hígado -que fabrica cerca de 1.000 mililitros- y de alimentos tan habituales como la yema de huevo, las comidas grasas o la mantequilla. Esta circunstancia obliga al ser humano a tener en cuenta los niveles recomendados por los especialistas y a someterse a exámenes periódicos, sobre todo, cuando se forma parte de los denominados ‘grupos de riesgo’.

En este sentido, la FEC advierte del peligro que implican niveles elevados de colesterol (hipercolesterolemia) y recuerda que conviene aprovechar las extracciones de sangre que se realicen por cualquier motivo para medir estos niveles. “Antes de los 30 años deberíamos saber nuestra cifra de colesterol total”, alerta.