Combinar bebidas energéticas con alcohol hace beber más y agrava sus consecuencias.

 

Combinar bebidas energéticas con alcohol hace beber más y agrava sus consecuencias

  • Elsevier
  • 13 vistas
    •  

    Sin valorar

Oculta el estado de embriaguez.

Un estudio del Institute for Social Research (ISR) at the University of Michigan (Estados Unidos) ha determinado que los estudiantes que combinan las bebidas energéticas con el alcohol suelen acabar consumiendo más cantidad de este último, lo que hace que aumente el riesgo de sufrir los efectos adversos de ambas sustancias.

El uso de estas bebidas energéticas con cafeína es cada vez más común entre los universitarios, que lo combinan en más de la mitad de las ocasiones con alcohol, agravando los efectos que ambas tienen ya de por sí para su salud.

Esto llevó a la Food and Drug Administration (FDA) a prohibir la venta de las bebidas que premezclaban ambas sustancias, como ‘Four Loco’, alegando que no eran seguras. Sin embargo, aunque estas mezclas no se comercializan sí que son una práctica habitual en las fiestas universitarias, de ahí que los expertos quisieran saber “las consecuencias de dicho consumo combinado”, ha explicado Megan Patrick, una de las autoras del estudio.

Para ello, intentaron medir los niveles de alcohol consumido con y sin estas bebidas, con independencia de que los jóvenes tuvieran más o menos sensación de embriaguez, para lo que recurrieron a un estudio de hábitos de vida universitaria llevado a cabo por la Pennsylvania State University.

En el primer semestre del curso, un total de 744 estudiantes completaron una serie de encuestas que luego fueron repetidas a lo largo de semestres posteriores. En ellas se preguntaba por el consumo de bebidas energéticas con y sin alcohol, cuándo se habían empezado a consumir y cuántos atracones o borracheras tenían.

Algo más del 80% de los estudiantes dijo haber bebido alcohol, y el 51% consumió al menos una bebida energética durante el estudio. Además, el 30% admitió haber consumido bebidas energéticas y alcohol en el mismo día, al menos una vez.

Los hombres consumen más bebidas y pasan más tiempo bebiendo que las mujeres, mientras que los que beben más bebidas energéticas también consumen más alcohol.

Esta relación fue posteriormente confirmada al medir los niveles de alcohol en sangre, ya que se observaban picos más altos cuando se combinaban sendas bebidas. En estos casos, además, era cuando los propios estudiantes notificaban más borracheras.

En este sentido, los investigadores también querían ver si las bebidas energéticas se relacionaban con un aumento de las consecuencias negativas de este consumo, con independencia de la cantidad de alcohol ingerido.

De este modo, encontraron que el consumo de la bebida energética no se asociaba con la sensación de estar borracho de los estudiantes, pero sí estaba vinculada a un mayor número de consecuencias negativas.

“Encontramos que los estudiantes universitarios tienden a beber más, sufrir más intoxicaciones y tener más consecuencias negativas los días que utilizaban ambas bebidas, en comparación con los días que sólo utilizan el alcohol”, dijo Patrick, quien considera importante que los consumidores sepan que la mezcla de ambas bebidas, incluso en el mismo día, pueden dar lugar a “consecuencias más graves relacionados con el alcohol”.

Según explica, esto se debe a la combinación también de los efectos estimulantes de la cafeína y de los efectos depresivos del alcohol, lo que puede hacer que se sientan menos borracho, cuando en realidad están “igual de deteriorado”.

“Esto puede tener graves impactos en la salud, por ejemplo, si las personas no se dan cuenta del estado de embriaguez en el que realmente están”, ha apuntado.