Conjuntivitis. Males veraniegos. El verano y sus problemas.

El verano, por ser una época de calor y humedad, es caldo de cultivo para hongos, bacterias y virus. Nadie esta inmunizado a contraer una infección en ojos. La prevención es la mejor arma para que no se amarguen las vacaciones

Madrid, 6 de julio 2009 (medicosypacientes.com)

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, membrana transparente que contiene vasos sanguíneos y que recubre toda la parte anterior del globo ocular exceptuando la córnea. Las causas de la conjuntivitis pueden ser múltiples: infecciones, alergias, respuestas inmunológicas, agresiones por agentes físicos o químicos (sal, cloro…). Asimismo, su tratamiento y recuperación dependerá de la causa que la provoca.

Los síntomas de la conjuntivitis más frecuentes son: enrojecimiento del ojo, sensación de tener un cuerpo extraño, picor o escozor, secreción ocular, sensibilidad a la luz…

Las conjuntivitis infecciosas agudas son las que más se padecen. Estas conjuntivitis son producidas por virus o bacterias, éstas últimas provocan que el ojo descargue durante la noche una mucosa amarilla o verde que puede llegar a pegar las pestañas. La conjuntivitis bacteriana suelen curarse en 2-3 semanas y las víricas alrededor de un mes. El tratamiento recetado consiste en la aplicación de colirios antibióticos o pomadas antibacterianas.

En algunos casos, la conjuntivitis puede provocar una pérdida de visión pasajera pero si llega afectar a la córnea puede convertirse en crónica.

Ante cualquier síntoma del ojo, acudir al especialista y en ningún caso utilizar colirios por su cuenta.

En verano es muy frecuente la aparición de la conjuntivitis debido a factores que rodean a esta estación:

  • Aire acondicionado ya que produce un aumento de la evaporación de la lágrima por lo que disminuye la rotección de la conjuntiva e incluso sequedad ocular.
  • Los rayos solares pueden producir un tipo de conjuntivitis llamada actínica. Nunca se debe mirar al sol (puede producir queratoconjuntivitis y lesiones retinianas). En caso de estar expuesto a un largo tiempo, se recomienda utilizar gafas de sol con filtros ultravioletas.
  • El agua puede llevar agentes infecciosos. Asimismo, el mar por su cantidad de sal (mayor que en la lágrima) tiene un componente irritante y el agua clorada tiene un efecto tóxico sobre la conjuntiva.
  • Si usa lentes de contacto, debe tener un mayor cuidado ya que son cuerpos extraños que se contaminan fácilmente y como se apoyan sobre la córnea pueden producir infecciones cornéales (Ej: queratitis). Se recomienda no bañarse en el mar o piscinas con ellas y, si se hace, no abrir los ojos dentro del agua ya que las lentes de contacto pueden infectarse.

La conjuntivitis puede ser muy contagiosa, en caso de padecerla es importante que siga los siguientes consejos:

  • Lavarse las manos con jabón aséptico.
  • Utilizar toallas de papel.
  • Limpiar suavemente los fluidos que salen del ojo.
  • Para calmar el escozor o picor: utilizar compresas de agua fría o tibia
  • No maquillarse y ni utilizar lentes de contacto.