Gripe A: medidas higiénicas de prevención.

Las medidas de prevención de la GRIPE A deben incorporarse a los hábitos higiénicos de forma permanente

En concordancia con las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, los neumólogos de SEPAR afirman que la adopción de medidas higiénicas básicas son las primera y más importantes medidas de prevención ante el virus de la Gripe A. Por ello recuerdan la importancia de algunas medidas de fácil adopción por los ciudadanos como lavarse las manos con frecuencia, cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar con un pañuelo desechable y extremar la limpieza en espacios comunes

Madrid, 8 de septiembre de 2009 (medicosypaicentes.com)

 

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica considera que en contraste con las cifras que se manejan de la Gripe A, calificada ya como pandemia global: 170 países afectados de los cinco continentes y cerca de 180.000 casos confirmados en apenas 3 meses; las medidas más eficaces contra la expansión del virus son sencillas, fáciles de llevar a cabo y al alcance de todos.

En concordancia con las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, los neumólogos de SEPAR afirman que la adopción de medidas higiénicas básicas son las primera y más importantes medidas de prevención ante el virus de la Gripe A. El Dr. José Blanquer responsable del Área de Tuberculosis e Infecciones Respiratorias de esta Sociedad indica que “lavarse las manos con frecuencia, cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar con un pañuelo desechable, extremar la limpieza en espacios comunes son medidas de fácil adopción por los ciudadanos. A los neumólogos nos gustaría que, una vez concluida esta situación de posible emergencia, pasaran de medidas de prevención a hábitos adquiridos, ya que aportan valor añadido a la salud y la higiene de los ciudadanos”.

La razón de ser de estas simples medidas se explica porque al estornudar, toser o hablar se emiten pequeñas gotitas de saliva y secreciones nasofaringeas que en aquellas personas enfermas contienen el virus. Estas microgotas pueden quedar en las manos o en los objetos cercanos, por lo que al contactar con ellos una persona sana y después tocarse los ojos, la nariz o la boca, puede contagiarse de forma indirecta. En la mano, el virus permanece activo entre los cinco o diez minutos siguientes a haberse producido el contacto con las secreciones, “pasado ese tiempo ya no hay riesgo de contagio, aunque en algunas superficies no porosas como el plástico o el metal puede permanecer activo hasta 24 horas”. También se puede producir el contagio por contacto directo o bien porque el enfermo estornude o tosa a menos de un metro y medio de distancia de una persona sana, ya que las gotitas de saliva quedan flotando en el ambiente y pueden penetrar en sus vías respiratorias”.

Asumir el posible problema con calma y tranquilidad es la siguiente recomendación de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, que considera que España cuenta con los medios y la organización suficiente para gestionar la pandemia con seguridad y eficiencia. En este sentido cabe señalar que en junio España era el segundo país europeo con más casos declarados de Gripe A con un total de 178 enfermos, mientras que, según los datos recogidos por el ECDC (European Centre for Disease Prevention and Control) en la última semana de Agosto, España ocupa ahora la 5ª posición con 1.538 casos confirmados, por detrás de Alemania (15.567), Reino Unido (13.0995), Portugal (2.244) e Italia (1.800). También vale la pena recordar que la mortalidad de la Gripe A sigue siendo muy inferior a la gripe estacional y a otras infecciones respiratorias. Según datos de la OMS cada año se producen 4,18 millones de defunciones por infecciones en las vías respiratorias inferiores (0,31 en los países con ingresos altos) – la EPOC causa 3,02 millones de defunciones y la tuberculosis 1,46, según la OMS (Organización Mundial de la Salud).

“Sin embargo, no debemos bajar la guardia”, considera el Dr. José Blanquer, “los virus mutan y las pandemias evolucionan. Las predicciones y previsiones que estamos haciendo en estos momentos son correctas hoy, pero debemos estar atentos a la evolucion de la enfermedad y la pandemia. Es probable que debamos revisar las previsiones y no debemos temer que en ocasiones se tengan que rectificar y adoptar nuevas medidas de actuación. En este sentido es muy importante mantener y asegurar los mecanismos de vigilancia y control de la enfermedad.”

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica forma parte de Comité Científico que esta asesorando desde el principio la actuación del Ministerio de Sanidad y Política Social. El Dr. Ruiz Manzano, Presidente de la Sociedad y su representante en el Comite considera imprescindible la participación de los neumólogos ya que la Gripe A les afecta de forma directa. “Cada virus tiene sus propias características y peculiaridades, el virus de la Gripe A cursa con más fiebre que el de la gripe estacional y con tos más persistente, pero además, el virus H1N1 incide de manera notable en las vías respiratorias tanto superiores, nariz y garganta, como inferiores: los bronquios y sobre todo los pulmones” explica el Dr. Ruiz Manzano. “Por eso el proceso más grave que pudiera suceder si se dan una serie de complicaciones es que la gripe derive en neumonía. En estas circunstancias hay que extremar la vigilancia aunque por lo general los pacientes evolucionan bien.”. El Dr. Ruiz Manzano insiste en que se trata de casos aislados y en un porcentaje mínimo, “la practica tota

lidad de los casos tienen un diagnostico leve por lo que no hay que obsesionarse ni alarmarse”.

El Ministerio de Sanidad ha incluido entre los grupos de riesgo a las personas afectadas por patologías crónicas y entre ellos a los pacientes asmáticos o con enfermedades respiratorias crónicas que con toda seguridad van a recibir la vacuna “porque son más propensos a que el virus les afecte y, sufran complicaciones”. El Dr. Ruiz Manzano hace también una llamada de alerta a los fumadores recordando que “el tabaco es un factor importante a la hora de desestabilizar el sistema respiratorio. Por ese motivo, los fumadores ven reducidas sus defensas en las vías respiratorias y esto puede traducirse en una mayor predisposición a contraer el virus”.

Enlaces relacionados: