Higiene manos. Transmisión infeccciones: 80% a traves de las manos.

Mantener las manos limpias puede prevenir el contagio de enfermedades en todos los ámbitos cotidianos tanto en el hogar y en el trabajo como en la escuela, en las guarderías o en los restaurantes, según se ha recordado desde la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria

Madrid, 15 de julio 2009 (medicosypacientes.com

Ante el incremento del número de personas en España afectadas por el virus A/H1N1, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) insiste en la importancia de cumplir una serie de recomendaciones para evitar la propagación de enfermedades infecciosas. El 80 por ciento de las infecciones se contagian a través de las manos, por lo que una sencilla medida, como es el lavado de manos, puede prevenir su transmisión.

“Pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado a fase seis el nivel de alerta de la gripe A, el anuncio de la pandemia no implica una mayor severidad, ya que esta clasificación corresponde a la propagación geográfica del virus e indica que en la actualidad está presente en todo el mundo, según declaraciones del presidente de esta Sociedad Científica, el doctor Luis Aguilera. “En este momento´-añade-la gravedad sigue siendo moderada, pero es fundamental que no bajemos la guardia, por lo que debemos insistir en reforzar las recomendaciones dirigidas a evitar la propagación de la infección”.

Con este motivo, los médicos de familia han recordado que la salud empieza por una buena higiene individual y el lavado de manos es la primera fase y una de las formas más eficaces de prevenir la propagación de la mayoría de las enfermedades infecciosas. “Mantener las manos limpias – explica el doctor José Mª Molero, del Grupo de Enfermedades Infecciosas de semFYC- puede prevenir el contagio de enfermedades en todos los ámbitos: en el hogar, en la escuela, en el trabajo, en las guarderías, restaurantes, etc”.

En todos los centros sanitarios la regla básica es limpiarse las manos antes y después del contacto con un paciente, bien sea a través de lavado o utilizando un desinfectante a base de alcohol. En las casas, esta sencilla medida puede prevenir el contagio de enfermedades entre los miembros de la familia, algo fundamental si se convive o se cuida de un enfermo. “En los hogares -señala el doctor Molero- se recomienda lavarse las manos antes de preparar los alimentos, antes de comer, después de cambiar pañales, después de toser, estornudar o sonarse la nariz con un pañuelo desechable, después de cuidar a otros enfermos y después de ir el baño”.

Prevención de la transmisión de microorganismos nocivos

Con el lavado de manos se puede prevenir la transmisión de microorganismos nocivos, que eventualmente se encuentran en el hogar:

  • De las manos a los alimentos: los gérmenes son transmitidos de las manos sucias a los alimentos, generalmente por una persona contaminada que no se lavó las manos después de ir al baño. Los gérmenes se propagan a quienes comen los alimentos. Es el caso de la hepatitis A o el cólera.
  • De personas enfermas a las manos de un adulto: si tenemos las manos sucias y curamos algún enfermo con una herida en la piel, podemos causar infecciones sobre la misma.
  • En el cambio de pañales, los gérmenes de un niño que padece diarrea pasa a las manos del padre o la madre; si éste no se lava inmediatamente las manos y toca después a otro niño, transmitirá la infección gastrointestinal.
  • De los alimentos a las manos y a otros alimentos: los gérmenes pasan de los alimentos frescos y crudos, como por ejemplo el pollo, a las manos, y de éstas a otros alimentos, como por ejemplo las ensaladas. La cocción del alimento crudo elimina los primeros gérmenes, pero la ensalada sigue contaminada. Es el caso de la salmonella.
  • De nariz, boca u ojos a manos y a otras personas: las enfermedades de transmisión respiratoria, como la gripe común o la gripe A, y las infecciones oculares, como las conjuntivitis, pueden propagarse a las manos al estornudar, toser o frotarse los ojos, y luego contagiarse a familiares o amigos.

Tal y como subraya el doctor Molero, “lavarse las manos puede prevenir el contagio en todos estos casos. La recomendación es frotarse enérgicamente las manos con agua jabonosa tibia durante por lo menos 15 segundos”.

Propagación del virus de la gripe A

En el caso de la gripe A, se puede contagiar por pequeñas gotitas que se expulsan al toser y estornudar. Si estas gotitas llegan a nuestras manos y no tenemos una higiene adecuada podemos estar propagando el virus cada vez que tocamos a una persona o un objeto.

Las tres recomendaciones básicas para prevenir su propagación son:

  • Lavarse las manos meticulosamente con agua y jabón. Repitiendo esta operación a lo largo del día, se pueden evitar una gran cantidad de infecciones, especialmente si a esto se añade el no tocarse la nariz, los ojos o la boca.
  • Cubrirse la boca al toser o estornudar.
  • Quedarse en casa si se está enfermo para prevenir el contagio a los compañeros de trabajo o de colegio.

Para las personas que ya están infectadas por el virus, con el fin de evitar contagios, se recomienda:

  • Utilizar mascarilla durante el tiempo de la enfermedad.
  • Permanecer en el domicilio para no contagiar a otras personas sanas.
  • Evitar los saludos con contacto físico (besos, abrazos, estrechar las manos,…)
  • Utilizar pañuelos desechables para taparse la boca y la nariz al toser o estornudar. Estos pañuelos se tirarán a recipientes o bolsas con cierre, a fin de evitar se propague el virus por el aire.
  • Lavarse las manos con agua y jabón al menos 10-15 segundos y aclarar con abundante agua corriente después de toser/estornudar o de haberse tocado la boca o los ojos; siempre que estén sucias; después de ir al WC y antes de cada comida. Usar un cepillo para limpiar bien los dedos y uñas.
  • Todos los objetos que toque el enfermo también deberán lavarse al menos una vez al día, con un detergente neutro, seguido por una desinfección con agentes habituales como lejía diluida en agua o alcohol etílico.
  • La habitación del enfermo debe estar separada de la estancia de los otros miembros de la casa. Además debe ventilarse con la ventana abierta varias veces al día.

Para las personas próximas:

Las visitas en el periodo de la enfermedad deben restringirse al máximo. Los familiares que atiendan al paciente, deben seguir estrictamente las medidas generales de higiene respiratoria para impedir la transmisión de la gripe.

  • Se debe utilizar mascarilla.
  • Se debe realizar lavado de las manos con agua, jabón y cepillo de la misma manera y en las mismas situaciones. Es obligado también para cualquier persona que cuide o visite el enfermo.
  • También deberá lavarse las manos después de estar con él. El cuidador principal debe llevar guantes de un solo uso antes de cualquier contacto con el paciente. Además, debería llevar las uñas cortas.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies