Intolerancia a alimentos. Alergia a alimentos.

Las bacterias intestinales pueden ser de ayuda contra las alergias a los alimentos

  • APA

Las alergias a los alimentos están aumentando, especialmente en los países desarrollados. Científicos de los EE. UU. informan actualmente del descubrimiento de un método que reduce la sensibilidad a los alérgenos en ratones. Bacterias intestinales específicas pueden cumplir una función clave en este proceso, escriben en “PNAS”.

Investigadores bajo la dirección de Cathryn Nagler de University of Chicago (Illinois) analizaron la influencia de las bacterias intestinales en las alergias a los alimentos en ratones con microbiota intestinal reducida y normal. Hallaron que ambos grupos del estudio con niveles bajos de microbiota produjeron niveles más altos de anticuerpos contra alérgenos de cacahuete que los ratones del grupo de control.

A continuación, los médicos administraron a los ratones clostridios y bacteroides, bacterias intestinales frecuentes en seres humanos. Al introducir clostridios, se redujo la sensibilización a los alérgenos; los bacteroides no tuvieron este efecto. Exámenes más detallados demostraron que los clostridios estimulan la producción de IL-22. Esta molécula de señalización disminuye la permeabilidad del recubrimiento intestinal. El mismo efecto protector contra alérgenos de cacahuete se logró con la introducción dirigida de IL-22.

Aparentemente, hubo una menor cantidad de alérgenos que penetraron en el torrente sanguíneo debido a IL-22: “El primer paso para sensibilizarse a un alérgeno de alimento es que este penetre en su torrente sanguíneo y sea presentado a su sistema inmunológico. La presencia de estas bacterias regula ese proceso”, explicó Nagler. No obstante, este no es el único factor involucrado en las alergias; de todos modos, las bacterias intestinales pueden servir como objetivo terapéutico, creen los investigadores.