Jubilación entre los 60 y 70 años en base la capacidad del profesional

El secretario general de la Organización Médica Colegial, el doctor Serafín Romero, acompañó al presidente Rodríguez Sendín en su comparecencia ante los medios de comunicación convocados en la sede de la OMC para hacer un repaso de los temas que más preocupan en estos momentos a dicha institución. En su intervención, el doctor Romero ha expuesto la visión de la profesión médica ante un hipotético retraso de la edad de jubilación y se ha pronunciado, entre otras cuestiones, sobre la situación que atraviesa la Medicina Privada en nuestro país

Madrid, 4 de febrero 2010 (medicosypacientes.com)

 El secretario general de la Organización Médica Colegial, el doctor Serafín Romero, participó en el encuentro celebrado ayer miércoles con los medios de comunicación en la sede de la OMC (ver edición de hoy de “Medicos y Pacientes”). Junto al presidente, el doctor Juan José Rodríguez Sendín, respondieron a las cuestiones planteadas por los periodistas participantes en el acto.

Uno de los temas por los que se interesó la prensa fue el de la polémica propuesta del Gobierno que se ha venido escuchando estos días sobre el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años y su repercusión en el caso de los médicos. En este sentido, y como explicó el doctor Romero, “desde la OMC se ha venido siempre defendiendo la apertura de un abanico de jubilación entre los 60 y 70 años, en función de las capacidades físicas y psíquicas de los profesionales”.

A su juicio, y en el hipotético caso de que prosperara la propuesta planteada de prolongarse dos años más la edad de jubilación, quienes quedarían en situación difícil, desde el punto de vista de los profesionales sanitarios, serían aquellas CC.AA. que tienen aplicado el Estatuto al 100 por 100 como es el caso de Andalucía, que obliga a sus profesionales médicos a jubilarse a los 65 años.

Es por ello que desde la OMC, y como ha expresado su secretario, “habrá que felicitar a aquel que quiera prolongar su vida profesional y que pueda hacerlo en caso de que la propuesta prosperase”.

El futuro de la Medicina privada

Otra de las cuestiones de peso abordadas por el doctor Serafín Romero fue la relativa al futuro que se cierne sobre la Medicina privada y, en concreto, en relación con las compañías y mutualidades de funcionarios, tras asistir a una mesa de trabajo celebrada el pasado martes en el Colegio de Médicos de Córdoba, donde se anunció la creación de un observatorio de la Medicina Privada (ver Médicos y Pacientes del 3 de febrero).

“Córdoba -según recordó el doctor Romero- ha tenido la feliz idea de sentar en una mesa de trabajo, aprovechando una problemática específica de la provincia, a representantes del Consejo General, autonómicos y locales con la idea de dar respuesta a una demanda que está teniendo el propio Colegio al igual que otras entidades colegiales, por parte de distintos colectivos: analistas, radiólogos, etc. que trabajan para compañías y que este año se enfrentan a contratos especialmente complicados de cara a la sostenibilidad”.

Uno de los mensajes resultantes de esa reunión que tiene que calar en la opinión pública es, según ha expresado Serafín Romero, el de que “la Medicina privada está especialmente preocupada con el futuro de las mutualidades de funcionarios”. Como ha explicado, la problemática de futuro de los médicos que trabajan en Medicina Privada en relación con el futuro de MUFACE y su relación con las compañías “nace cuando dicha mutualidad saca un acuerdo de subida del 2 por ciento para este año, tras lo cual desaparecen algunas de las compañías que todavía trabajaban con ella, quedando tan sólo tres aseguradoras”.

Desde la OMC, y tras las Jornadas celebradas en diciembre pasado sobre “Presente y Futuro del Aseguramiento médico privado”, se debate, entre otros temas, la situación y se diseña un plan específico de actividad de cara al futuro de un sector que afecta a unos 50.000 médicos, y con serias consecuencias puesto que una parte de la sostenibilidad de ese ejercicio privado viene de la relación con una compañía no sólo ya de profesionales médicos sino también de otro tipo de profesionales sanitarios y no sanitarios, y terceras personas.

“En caso que la tendencia fuera a que este tipo de asistencia desapareciera, “debería haber un plazo para que la Medicina privada se pudiera ir adaptando a una nueva coyuntura. Tenemos conocimiento de que ha surgido alguna propuesta para que esto vaya al Pacto de Toledo”, tal como ha concluido el doctor Romero.