La obesidad. falsas dietas milagro. Negocio.

El problema y el negocio de la obesidad

29 de Septiembre de 2009. Ana I. Gracia, EL CONFIDENCIAL

Está bautizada como una de las epidemias del siglo XXI y amenaza con seguir ‘engordando‘ sus cifras. En Estados Unidos incluso ya hablan de que en un futuro tener sobrepeso será lo normal. Pero los problemas de la obesidad van mucho más allá de los efectos perjudiciales que tiene sobre la salud el creciente exceso de peso en la población. Se ha generado un negocio que mueve millones de euros y que sale directamente de los bolsillos de los afectados. Ellos, los obesos, se sienten presionados por un mundo que hace mucho tiempo cayó rendido al culto por el cuerpo. Agobiados, dicen sí a cualquier negocio que les prometa un cambio de imagen aunque todo quede en agua de borrajas.

En España, según la última Encuesta Nacional de Salud, un 37,8% de los adultos sufre sobrepeso y un 15% obesidad. Si hablamos de niños, uno de cada cuatro está gordo. Se calcula que 28.000 muertes de adultos al año están relacionadas directamente con el exceso de peso. Las explicaciones del ‘es que son muy comilones’ o ‘no hace deporte y tiene una vida sedentaria’ parecen demasiado simplistas a un problema que es mundial, y los expertos echan en falta una razón clara sobre la fisiopatología de la obesidad.

Los trastornos derivados de la enfermedad, como la diabetes II, hipertensión o afecciones cardiovasculares, hace que los obesos devoren los recursos sanitarios, elevando los gastos sanitarios a unas cifras astronómicas. Los especialistas dicen que en España superan los 2.500 millones de euros anuales. Algunos datos disponibles señalan que el coste de esta epidemia podría alcanzar el 7% del coste sanitario del Sistema Nacional de Salud.

Sin embargo, en otra esquina se localizan los que explotan un negocio que les ha salido redondo. En Estados Unidos, las dietas milagro encabezan la lista de los fraudes más comunes en el país, según una encuesta de la Comisión Federal de Comercio. El informe afirma que unos 30 millones de adultos fueron blanco de 48,7 millones de fraudes sobre dietas y productos dietéticos. Las facturas sin autorizar para afiliarse a grandes tiendas de ventas al por mayor de productos dietéticos y relacionados con las dietas son líderes en estos fraudes. La obsesión por perder peso rápidamente tomando pastillas o preparados, hacen que las personas se vuelquen a buscar cualquier alternativa, sin mirar la procedencia ni las empresas responsables.

Una hipoteca de 60 euros al mes

No hay cifras exactas sobre cuánto ganan estas empresas que prometen cambios de imagen sin ofrecer ninguna garantía de éxito. Tristemente, el precio del éxito de este negocio altamente lucrativo se resume en que el 80% de los afectados españoles haya recurrido alguna vez a productos y métodos “milagrosos” y sólo un 6% de los que se proponen adelgazar hayan acudido al médico o al especialista. Más o menos, cada persona que quiere perder peso a toda costa se gasta unos 60 euros mensuales. Si recurre a los tratamientos farmacológicos con los dos medicamentos que están admitidos como adelgazantes pero no cubre la seguridad social, asciende a 1.000 euros al año.

Las dietas milagro tienen siempre una carencia de vitaminas y de minerales, como la dieta de la piña o del chocolate, por ejemplo. Es una auténtica falacia porque se eliminan alimentos esenciales. El efecto ‘yo-yo’ aparece casi por arte de magia tras las famosas dietas milagro. Los expertos inciden en la prevención, enseñando desde pequeños buenos hábitos alimenticios y un modelo de vida activo y saludable. Desde las diferentes asociaciones expertas en nutrición y dietética se hace hincapié en que la obesidad es una enfermedad muy grave, que necesita ser tratada de la misma manera que requieren otras patologías. Y, sobre todo, que nadie se lucre de las desgracias ajenas.