Lactancia materna. Ser madre.

Los pediatras subrayan la importancia de la lactancia materna durante los seis primeros meses de vida

Según la AEP, el 48% de las madres abandona el amamantamiento tres meses después del parto

 

” + __flash__argumentsToXML(arguments,0) + ““)); }” postmessage_send=”function () { return eval(instance.CallFunction(“” + __flash__argumentsToXML(arguments,0) + ““)); }” sendxdhttprequest=”function () { return eval(instance.CallFunction(“” + __flash__argumentsToXML(arguments,0) + ““)); }” setcache=”function () { return eval(instance.CallFunction(“” + __flash__argumentsToXML(arguments,0) + ““)); }” getcache=”function () { return eval(instance.CallFunction(“” + __flash__argumentsToXML(arguments,0) + ““)); }” setcachecontext=”function () { return eval(instance.CallFunction(“” + __flash__argumentsToXML(arguments,0) + ““)); }” clearallcache=”function () { return eval(instance.CallFunction(“” + __flash__argumentsToXML(arguments,0) + ““)); }”>

  • Fecha de publicación: 3 de agosto de 2010

Con motivo de la conmemoración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, los pediatras recuerdan la importancia de mantener la lactancia durante los seis primeros meses de vida de los bebés. Del mismo modo, reafirman los beneficios de continuar con el amamantamiento junto a las primeras comidas hasta los dos años. El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) estima que del 80% inicial de madres que decide dar el pecho a sus hijos tras el parto, sólo un 52% mantiene esta práctica a los tres meses y nada más que el 36% lo prorroga más allá de los seis meses.

Los expertos recuerdan que la leche materna actúa como protector del recién nacido frente a catarros, bronquiolitis, neumonías, diarreas, otitis, meningitis y otro gran número de enfermedades entre las que también se encuentra el síndrome de muerte súbita. Además, aseguran que preserva de enfermedades adultas tales como el asma, la obesidad, la diabetes, la arteriosclerosis o el infarto de miocardio, y que favorece el desarrollo intelectual.

La coordinadora del Comité de Lactancia Materna de la AEP, la doctora Maite Hernández, explica que la decisión de dar el pecho a los niños además extiende sus beneficios a las propias madres. “Las mujeres que amamantan pierden el peso ganado durante el embarazo más rápido y es más difícil que padezcan anemia tras el parto. También reducen las posibilidades de hipertensión y depresión postparto, así como la osteoporosis y los cánceres de mama y de ovario”, afirma la doctora Hernández.

Según la AEP, la sensación de la madre de que no tiene “suficiente leche” o de que la que tiene “no es de suficiente calidad”, son los motivos que aducen la mayoría de las mujeres para finalizar el periodo de amamantamiento. Sin embargo, la doctora Hernández afirma que en la mayoría de los casos esta percepción se debe a deficiencias en la técnica de la lactancia. “Un inicio tardío, el uso de suplementos o una inadecuada posición del pecho condicionan que el niño no obtenga leche suficiente o que se produzcan molestias en las mujeres”, explica Hernández. La doctora considera que la mayoría de las mujeres produce la leche necesaria, aunque señala que en casos en los que no es así, o en recién nacidos muy prematuros o con alguna enfermedad, la opción más recomendable es el uso de leche humana donada pasteurizada.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies