Los ácidos grasos omega-3 combaten el envejecimiento celular en pacientes del corazón