Lotería de Navidad: cómo rentabilizar un décimo premiado III

Lotería de Navidad: cómo rentabilizar un décimo premiado

Los 300.000 euros del boleto ganador del sorteo de Navidad pueden revalorizarse en más de un 5% con la elección de la inversión más adecuada

Renta variable

La renta variable española ha proporcionado las mayores posibilidades de revalorización durante los últimos años, aunque en este ejercicio acumula unas minusvalías cercanas al 20%, lo que significa que si el agraciado en el sorteo navideño hubiese invertido todo su dinero en esta opción, habría obtenido unas pérdidas anuales de 60.000 euros.

Pero también aquí se pueden encontrar con varias opciones para operar según el perfil de cada inversionista: valores que repartan dividendo, valores tradicionales, o valores de alto riesgo. Si se contrata alguno de los valores que recurren al abono de dividendo como gratificación al accionista, es muy probable – basándose en el dividendo medio (5,09%) que repartieron las empresas que cotizan en el Ibex-35-, que las plusvalías que haya recogido el titular del décimo premiado se cifren en 15.270 euros.

En función del dividendo abonado las opciones son infinitas: desde las empresas que abonan los dividendos más elevados, como Bolsas y Mercados de España (10,81%), que proporcionaría una rentabilidad de 32.430 euros, a las que reparten un dividendo medio, como en el caso del BBVA (5,53%), que equivaldría a 16.590 euros anuales; o los valores que se encuentran en la franja inferior como la textil Inditex (1,99%), con una rentabilidad anual de 5.970 euros en concepto de dividendo. Todo ello, sin contar con la posible revalorización que pueda obtener el valor durante el ejercicio. Si se atiende únicamente a la cotización del valor, todo depende de la evolución que tenga cada compañía y, tomando el ejemplo este año, podría oscilar desde una revalorización del 24% como la obtenida por Jazztel (que reportaría al accionista la nada despreciable cifra de 72.000 euros) a otras más en consonancia con la tendencia negativa del Ibex-35, como Bankinter, que se ha depreciado en un 43% y proporcionaría unas pérdidas abultadas de 129.000 euros anuales. Entre los valores de mayor riesgo, los tecnológicos, las diferencias se agudizan aún más, también en las posibles pérdidas.

La renta variable ha proporcionado las mayores posibilidades de revalorización durante los últimos cinco años

El mercado proporciona otras herramientas para conseguir rentabilidad en los movimientos bajistas. Si el agraciado considera que la bolsa continuará a la baja durante este año y cree que habrá nuevos recortes en sus precios en el próximo, puede contratar la denominada venta a crédito. Este producto permite obtener beneficios de la tendencia bajista de un valor, realizando una venta de títulos tomados en préstamo. Una vez realizada la venta, podrá cancelar el préstamo cuando lo desee (siempre antes del vencimiento) comprando de nuevo los títulos.

Por último, otra opción que tiene el inversor para obtener mayor rentabilidad de su décimo premiado en Navidad es acudir a los fondos de inversión, cuya rentabilidad media es muy difícil de cuantificar debido a la gran variedad de productos que hay en el mercado, aunque por término medio oscilan entre un 1% y 4% anual, lo que conllevaría al recién premiado a obtener un plus económico de entre 3.000 y 12.000 euros.

Invertir en oro, una opción para arriesgados

Para sacar el máximo rendimiento a un décimo premiado, conviene valorar la posibilidad de tentar a la suerte y acudir a otros mercados que se han sobrevalorado de forma notable durante los últimos años. Es el caso del oro, que en lo que va de año ha obtenido una revalorización superior al 26%, hasta situarse en 1.388 dólares la onza. Si continua esta tónica durante 2011 y el inversor se decide por el dorado metal, la inversión realizada podría suponer unas plusvalías que no se podrían alcanzar a través de otros productos tradicionales.

Comprar oro de inversión es la manera más segura y competitiva de invertir en oro físico. Esta inversión, a pesar de las complicaciones para contratarla, tiene una serie de ventajas muy interesantes para el nuevo millonario:

  • El exceso de liquidez global y el crecimiento de la oferta monetaria están causando una devaluación real del papel moneda.
  • El oro es un valor refugio en un escenario de crisis. Mientras que diversificadores tradicionales, como bonos y obligaciones, a menudo fallan en épocas de tensión e inestabilidad en los mercados, el metal amarillo ha demostrado ser una buena alternativa para momentos de inestabilidad financiera.
  • El crecimiento de la población junto con la limitada disponibilidad de recursos naturales como el petróleo, oro, plata, platino y otros metales, provoca una subida aún mayor del precio del oro.
  • Se da una correlación entre el precio del petróleo y el precio del oro. Es muy probable que el precio del oro negro continúe su tendencia alcista ayudado por el incremento en el consumo de crudo de algunas economías en desarrollo, principalmente China, India y Sudeste Asiático.