Obesidad. Nueva proteína involucrada.

Demuestran la conexión entre una proteína y la obesidad

30 de Noviembre de 2009

EUROPA PRESS

El Grupo de Investigación en Diabetes, Endocrinología y Metabolismo del Institut de Recerca de l’Hospital Vall d’Hebron de Barcelona (IR-HUVH) ha demostrado la conexión existente entre la obesidad y la producción insuficiente de una proteína en el tejido graso, lo que abre la puerta a nuevos tratamientos.

El estudio, publicado en la revista ‘Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism’, se proponía comparar por primera vez la cantidad de la citada proteína –llamada zinc-a2-glicoproteína (ZAG)– presente en grasa subcutánea y grasa visceral entre personas obesas y no obesas, con el fin de establecer la relación entre el nivel de esta proteína y la obesidad.

La citada proteína es conocida por su capacidad de movilizar y eliminar grasas. De hecho, “los pacientes con cáncer presentan un alto nivel de esta proteína y en consecuencia pierden peso”, explicó el líder del estudio, Rafael Simó, que evidenció que un nivel bajo de ZAG se ha relacionado con el desarrollo de la obesidad pero la mayor parte de la información proviene de estudios realizados en roedores y ensayos in vitro.

Por ello, se analizaron muestras de 20 personas obesas y 10 no obesas, obtenidas mediante cirugía, y los resultados mostraron un nivel de ZAG significativamente inferior en los pacientes obesos, frente al otro grupo.

“El estudio demuestra la conexión entre el desarrollo de la obesidad y la insuficiente producción de ZAG”, explicó hoy Simó. Además, la investigación “alienta la necesidad de una mayor investigación clínica y experimental con esta proteína, como nueva diana terapéutica en el tratamiento de la obesidad”, remarcó.

Más mortalidad

El exceso de grasa corporal está asociado a un aumento de la mortalidad y a una mayor probabilidad de padecer patologías como la diabetes tipo 2 o hipertensión.

Actualmente, la obesidad constituye una de las principales amenazas para la salud pública en el mundo occidental debido a sus riesgos y a su creciente prevalencia. En España, se calcula que el 15% de los adultos es obeso y un 37% padece sobrepeso.

Los investigadores insistieron en que la eficacia a largo plazo de los tratamientos disponibles hoy en día para tratar esta enfermedad son “muy pobres”, por lo que son necesarios nuevos fármacos basados en una mayor comprensión de los mecanismos implicados en el desarrollo de esta patología.