Ocho de cada diez mujeres con cáncer de mama se tratan con radioterapia

Ocho de cada diez mujeres con cáncer de mama se tratan con radioterapia

La SEOR recuerda el papel del tratamiento radioterápico y las nuevas modalidades de tratamiento con ocasión del Día Internacional del Cáncer de Mama, que se celebra hoy

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer española, con una incidencia de 19,5 casos por cada 100.000 mujeres al año. Sin embargo, la tasa de mortalidad que ocasiona en España es la más baja de toda la Unión Europea (11,7 casos de cada 100.000, según el European Cancer Mortality Predictions for the Year 2012) y la supervivencia global a los 5 años del diagnóstico de cáncer de mama es superior al 75% de todos los casos en nuestro país.

La radioterapia es un pilar básico del tratamiento del cáncer de mama; aproximadamente ocho de cada diez pacientes con este tipo de tumor se tratan en algún momento con radiaciones.

Según el doctor Manuel Algara, jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Parc de Salut Mar de Barcelona, “el tipo de radioterapia y la tecnología utilizada ha ido variando con el paso de los años, de la misma manera que lo ha hecho la tipología de las pacientes”. De hecho, hace tan solo unos años los tumores de mama se diagnosticaban cuando ya eran palpables. Actualmente, señala este experto, el perfil tipo de paciente, que acude a los hospitales, ha sido diagnosticada gracias a una mamografía de cribado, y se tratará con cirugía conservadora, radioterapia y, en muchas ocasiones, tratamiento sistémico.

El reto actual de los oncólogos radioterápicos está en la definición de nuevos esquemas de irradiación más cómodos y más fáciles de integrar en el complejo tratamiento multidisciplinar que reciben las pacientes. En ese sentido, recientemente han aparecido los esquemas de tratamiento denominados hipofraccionados, con los que se obtienen “los mismos resultados que con los tratamiento anteriores pero en mucho menos tiempo, tan solo tres o cuatro semanas, e incluso menos”. Estos nuevos tratamientos más cortos contribuyen a una mayor comodidad de las pacientes y a optimizar los recursos disponibles, pudiendo ofrecer a las afectadas la mejor tecnología posible.

“El tratamiento radioterápico que se ofrece actualmente a estas pacientes tiene una duración de entre cinco y siete semanas, con unos resultados excelentes, tanto en términos de curación como de toxicidad”, apunta el Dr. Algara.

En nuestro país está en marcha un estudio multicéntrico coordinado y promovido por el Grupo de Trabajo de Cáncer de Mama (GEORM) de la Sociedad Española de Oncología radioterápica (SEOR) y por el Grupo de Investigación Clínica de Oncología Radioterápica (GICOR) para comprobar la utilidad de un tratamiento de tres semanas, que ya ha reclutado más de 1.000 pacientes y del que el año que viene se presentarán los resultados preliminares.

 

Fuente: Berbés Asociados