Perder pelo (caída, calvicie), la piel, el peso son las principales demandas estéticas en las farmac

La piel, el pelo y el peso son las principales demandas estéticas en las farmacias

11 de Abril de 2011

Europa Press

La piel, el peso o el bienestar personal son las principales demandas estéticas de los usuarios de farmacias, según han puesto de manifiesto los expertos reunidos en II ‘Seminario de Derechos Humanos, Ética y Medicamentos’, organizado por la Fundación Pharmaceutical Care.

Entre las afecciones de la piel, las más comunes, las que mayores consultas generan en las oficinas de farmacia son las que tienen que ver con el acné y sus secuelas, los problemas de cabello, como el hirsutismo o la alopecia, las estrías y el envejecimiento de la piel y las arrugas.

“Nuestro objetivo como farmacéuticos es el de prevenir, mejorar y tratar total o parcialmente los aspectos estéticos del paciente, para beneficiar su calidad de vida”, indica a farmacéutica y gerente del centro estético TCuida, Soledad Muelas.

El acné es la enfermedad más frecuente de las que afectan a la piel, y afecta al 85 por ciento de la población durante la adolescencia y juventud. “El acné suave o moderado puede tratarse muchas veces con medicinas sin receta, pero los casos de acné severo deben ser tratados con medicamentos específicos, que requieren la prescripción de un dermatólogo”, explica la especialista.

“En los casos moderados -prosigue la experta-, los medicamentos son receta médica pueden ser más efectivos que los que están disponibles sin receta”. Por su parte, los antibióticos por vía oral y medicinas de uso tópico que contienen retinoides son las más habituales para tratar este problema.

Además, las píldoras anticonceptivas son a veces efectivas en el tratamiento contra el acné en las mujeres. “Estos medicamentos afectan los niveles de hormonas en el cuerpo y pueden reducir el acné que tiene la causa en la reacción del organismo a la hormona de la testosterona; eso sí, deben dispensarse con receta médica”, aclara Muelas.

Por su parte, las estrías son una lesión muy frecuente, afectando a una de cada cuatro mujeres en general, a una de cada tres embarazadas y a uno de cada siete hombres, y se pueden dar por varias causas, como alteraciones endocrinas, adolescencia (crecimiento de mamas, caderas y piernas), gestación, aumento de peso o musculación.

Asimismo, celulitis o envejecimiento de la piel, unida a la aparición de arrugas son otros de los problemas clásicos que atienden los farmacéuticos. “Desde la oficina de farmacia podemos aconsejar diferentes productos y tratamientos para la restauración, mantenimiento y promoción de la estética, la salud y el bienestar de los pacientes”, detalla la farmacéutica.

Exceso de pelo en la mujer

El hirsutismo; es decir, crecimiento excesivo de vello siguiendo un patrón masculino de distribución (patillas, barbilla, cuello, areolas mamarias, etc.), es uno de las afecciones que más preocupan a las mujeres en cuanto al pelo se refiere.

No en vano, afecta a entre el 5 y el 10 por ciento de las féminas, y puede estar causado por múltiples variables, como la menopausia, la obesidad, ovarios poliquísticos, hipotiroidismos o afecciones en la glándula suprarrenal.

Por su parte, para los hombres el principal problema es la alopecia, siendo uno de los inesteticismos que más preocupan a quienes la sufren. Aunque es más frecuente en hombres que en mujeres, en éstas crea más alteraciones psicológicas.

Entre las muchas clases de alopecias, la que ocupa un lugar más predominante es la ‘Alopecia androgenética’, que afecta a un 15 por ciento de los adolescentes varones. En mujeres, aumenta su prevalencia sobre todo a partir de los 50 años. El tratamiento farmacológico adecuado requiere modificadores de la respuesta biológica como el minoxidil, o bloqueadores androgénicos como el finasteride.

Respecto al peso, un 33 por ciento de la población adulta en España tiene sobrepeso, y un 17,5 por ciento padece obesidad. Muchos son los pacientes que acuden a la oficina de farmacia para buscar una solución a este problema. “El tratamiento farmacológico es sólo una de las posibilidades a tener en cuenta, junto a las dietas, el ejercicio físico, el apoyo psicológico y la cirugía”, puntualiza Muelas.