Perder pelo: La caída del cabello o pelo (alopecia) en la mujer.

Alopecia femenina

La caída del cabello afecta a tres de cada diez mujeres, un trastorno que tiene su origen tanto en factores hormonales y genéticos como en situaciones vinculadas al estrés

Casi el 30% de las mujeres sufre alopecia, una caída excesiva de cabello provocada en el 95% de los casos por factores hormonales y genéticos, pero que también puede originar el estrés y el vertiginoso ritmo de vida actual. Sus consecuencias van más allá de la estética, ya que la pérdida de cabello puede acarrear graves problemas psicológicos en las afectadas. Estas situaciones tienen remedio con un tratamiento médico adecuado o, en casos severos, mediante una operación de transplante de cabello.

 

 

Un trastorno hormonal

El término alopecia fue acuñado por el dermatólogo francés Sabouraud (1864-1938) y deriva del griego alopex (zorra) por la característica de este animal, que muda su pelo dos veces al año. Se define como la “pérdida o caída de pelo de cualquier tipo y origen” y no se trata de un fenómeno nuevo en el ámbito femenino, ya que siempre ha habido mujeres que sufrían y disimulaban con mayor o menor acierto su calvicie. La novedad estriba en que en la actualidad el número de mujeres que sufre alopecia es cada vez mayor, y que el trastorno va en aumento. La caída de cabello afecta ya al 28-30% de la población femenina, cifra que se incrementa entre las mujeres trabajadoras y las que padecen estrés. El fenómeno no sólo aumenta de manera progresiva en España, sino en toda Europa, como asegura el doctor Romero Nieto, dermatólogo con más de treinta años de experiencia en este campo y miembro del Grupo Español de Tricología.

La cabeza tiene un promedio de 100.000 pelos que crecen y se renuevan regularmente, de los que diariamente se caen entre 50 y 100. Cada pelo permanece sobre la cabeza entre dos y seis años, y durante la mayoría de este tiempo crece continuamente. Cuando se hace más viejo, entra en una etapa de reposo en la que permanece sobre la cabeza, pero no crece. Al final, el pelo cae. Cuando el pelo no crece, se cae en exceso o se vuelve tan fino que no resiste un peinado diario, existe un problema de alopecia. Pero, ¿cuál es su origen? Los expertos afirman que en el 95% de los casos de caída de cabello en las mujeres la causa es androgenética, es decir, que se trata de un trastorno relacionado con los andrógenos (hormonas masculinas), en cuyo desarrollo desempeñan un importante papel tanto factores hormonales como hereditarios. Según explica el doctor Romero, “en estos casos existe un exceso de transformación de testosterona en dihidrotestosterona (DHT), una hormona masculina, dentro del folículo piloso”. La conversión de la testosterona a DHT está regulada por un enzima, la 5-alpha reductasa, en el cuero cabelludo. Un exceso de DHT provoca que el folículo se degrade y crezca cada vez más pequeño. Además, cada vez se caen más pelos y el cabello va adelgazando progresivamente hasta no resistir el más leve cepillado.

En el 95% de los casos de caída de cabello en las mujeres la causa es androgenética

Esta pérdida anormal de cabello es casi siempre la respuesta del cuerpo a un cambio interno. Las mujeres suelen empezar a notar la pérdida del pelo entre los 40 y los 55 años, tal y como indica Emma Hermida, especialista capilar de Corporación Capilar Hair Care, en Madrid. Pero no sólo influye la edad, sino que existen situaciones o etapas especiales en la vida de una mujer que propician esta pérdida, como dejar de ingerir anticonceptivos orales o la etapa de postparto, “ya que el embarazo es el estado ideal hormonal de la mujer y tras él la falta de estrógenos puede provocar caída de cabello”, señala. Asimismo, puede perderse cabello de manera abundante durante la menopausia.

Tener una fiebre alta, sufrir una intoxicación alimentaria o haberse sometido a una operación médica son también situaciones que favorecen una pérdida de pelo, que tras estos inconvenientes, sin embargo, no tarda más de seis meses en recuperar su densidad normal. Si la pérdida del cabello es, por el contrario, lenta y continuada durante muchos meses o años, la razón de la calvicie puede encontrarse en un problema médico o un trastorno nutricional, como la anemia ferropénica, los problemas de la glándula tiroides, la diabetes o una deficiencia de calcio. La alopecia femenina puede responder también, como indican los expertos del gabinete Psicólogos Sm de Madrid, a problemas de tipo psicológico, tales como un exceso de estrés, ansiedad “o diversas circunstancias por las que esté atravesando la mujer en un determinado momento de su vida, como un divorcio o un cambio importante de trabajo”.

  • Autor: Por MARÍA ÁLVAREZ
  • Última actualización: 3 de marzo de 2009