Perder Pelo: Tratamiento de la caída de pelo por estrés.

MANEJO DEL ESTRÉS

El cabello que se cae se suele recuperar antes de seis meses desde la aparición de una calvicie por estrés. Todos los días crecen nuevos cabellos mientras otros caen. Se trata de un ciclo que se renueva ininterrumpidamente. Un pelo nuevo tarda, más o menos, tres meses en crecer en el mismo folículo en el que se ha producido la pérdida. Por ello, según el profesor Camacho, el dermatólogo normalmente cita al paciente afectado por este tipo de “efluvio” (caída) para dentro de seis meses, para poder observar bien la evolución.

Esta calvicie se corrige sola y no hay que darle más importancia si la causa del estrés está clara y se va superando. Como ejemplo, Rodríguez Pichardo señala un accidente de coche, un despido del trabajo… Pero si el problema esconde un comportamiento psicológico que puede presentar un cuadro patológico se advierte la necesidad de incluir la terapia psicológica en algunos tratamientos.

Es muy importante la conexión de la dermatología con los factores psico-emocionales, porque, muchos de ellos y en particular el estrés, están involucrados no sólo en estas alopecias sino en otras muchas enfermedades cutáneas. Los expertos están de acuerdo. Francisco Camacho reafirma la relación de los sistemas neurológico, inmunológico, cutáneo y endocrino.

González de Rivera cree que, al igual que una persona obesa ha de hacer ejercicio físico y adoptar para siempre una alimentación saludable dentro de sus hábitos de vida, las personas con altos niveles de estrés, mala tolerancia al mismo o aquellas a las que les pasa “de todo”, han de intentar desarrollar sus propios recursos personales y ponerlos en práctica para mantener la calma. Para hacernos una idea, en su Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática se imparten cursos de 16 horas de dos horas semanales y otros intensivos, en un fin de semana.

Evitar el impacto negativo del estrés puede lograrse, además de con este tipo de psicoterapia de apoyo y terapias de conducta, mediante diversas técnicas de relajación, desde el yoga a la meditación pasando por la autorrelajación concentrativa, que ayudan en la disminución del nivel de actividad del sistema nervioso central.

La calvicie por estrés se da en todas las edades y un poco más en mujeres que en hombres. Estas enfermedades psicosomáticas cada vez se ven más en las consultas, “tal vez influya el ritmo de vida estresante de nuestra sociedad pero sobre todo -a juicio de Rodríguez Pichardo- porque cada vez son mayores las exigencias estéticas”. Nuestro sistema sanitario público, según el jefe clínico del Servicio de Dermatología del Hospital Virgen de la Macarena, está cada vez más preparado para atender estos “síntomas finos”. Pero más difícil que dar con el profesional adecuado es acertar con el método de control del estrés que mejores resultados da en cada persona, añade.

Según una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) el 84% de los españoles ha sufrido alguna vez en su vida la sensación de estrés, principalmente por problemas laborales (66%), familiares (50%) y de salud (31%).