Píldora del día despues. Medicamentos. Caída cabello (pelo)

La “píldora del día después” es un medicamento y no se debe banalizar su consumo

La píldora anticonceptiva de emergencia no debe usarse como método habitual de anticoncepción, y debe ser el médico quien haga una valoración de su utilización en cada paciente, así como un seguimiento de su seguridad tanto a corto como a largo plazo, detectando a tiempo cualquier problema médico que pudiera presentarse con su empleo en determinados pacientes. Además, a diferencia de los métodos anticonceptivos de barrera, no protege contra las infecciones de transmisión sexual (SIDA, Sífilis, etc.)

Madrid, 13 de mayo 2009 (medicosypacientes.com)

El Consejo General de Colegios de Médicos hizo ayer público un comunicado en el que manifiesta su posición ante el anuncio realizado por el ministerio de Sanidad y Política Social relativo a la dispensación libre en farmacias de la píldora anticonceptiva de emergencia (PAE), conocida comúnmente como “píldora del día después”.

En el mismo recuerda que se trata de un medicamento y alerta del riesgo que supone banalizar el empleo. Se trata de un método anticonceptivo de emergencia, por lo que no debe usarse como método habitual de anticoncepción, y debe ser el médico quien haga una valoración de su utilización en cada paciente, así como un seguimiento de su seguridad tanto a corto como a largo plazo, detectando a tiempo cualquier problema médico que pudiera presentarse con su empleo en determinados pacientes. Además, a diferencia de los métodos anticonceptivos de barrera, no protege contra las infecciones de transmisión sexual (SIDA, Sífilis, etc.)

COMUNICADO

Ante el anuncio realizado por el ministerio de Sanidad y Política Social relativo a la dispensación libre en farmacias de la píldora anticonceptiva de emergencia (PAE), conocida comúnmente como “píldora del día después”, el Consejo General de Colegios de Médicos desea hacer las siguientes puntualizaciones:

  • La PAE es un medicamento, y como todo medicamento, no está exento de riesgos, por lo que antes de su administración debe ser el médico quien haga la valoración del beneficio/riesgo que esta prescripción supondrá para cada paciente en particular.
  • El anuncio de su venta libre e indiscriminada supone una clara banalización de su consumo, especialmente entre la población joven que podría hacer uso de esta oportunidad de planificación sin una valoración médica y un seguimiento de su seguridad tanto a corto como a largo plazo, detectando a tiempo cualquier problema médico que pudiera presentarse con su empleo en determinados pacientes.
  • La anticoncepción de emergencia, como es el caso de este medicamento, no debe usarse como método habitual de anticoncepción, sino sólo como última medida cuando exista riesgo de embarazo no deseado al no haber dispuesto de otros métodos anticonceptivos. Aunque está demostrada su seguridad, siempre es aconsejable extremar las medidas para asegurar un uso correcto del mismo.
  • La denominación “píldora del día después” es un término engañoso que puede inducir a su empleo el día siguiente, cuando es un método cuya eficacia depende en gran medida de la inmediatez con que se tome, estando su mayor efectividad dentro de las 24 horas siguientes.
  • La PAE no interrumpe el embarazo ni perjudica al embrión o al feto. A diferencia de los métodos anticonceptivos de barrera, no protege contra las infecciones de transmisión sexual (SIDA, Sífilis, etc.).
  • Para el Consejo General de Colegios de Médicos sería mucho más apropiado hacer su dispensación gratuita en los Centros de Salud, ya que a través de ellos se ofrece la misma facilidad de acceso y además el médico puede informar de manera individualizada a cada paciente, detectar cualquier desviación que en el uso de este medicamento pudiera producirse y en su caso hacer -especialmente a los jóvenes- la planificación y recomendación de otros métodos anticonceptivos que se deberían facilitar.

Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos
Madrid, 12 de mayo de 2009

Enlaces relacionados: