Quimioterapia; naúseas y vómitos.

Se presenta un manual “Siéntete bien” que recoge las cuestiones más frecuentes para prevenir y controlar las náuseas y los vómitos, una de las mayores preocupaciones del paciente que ha recibido un tratamiento de quimioterapia

 

Madrid, 21 de mayo de 2010 (medicosypacientes.com)

Alrededor del 80% de los casos de cáncer de mama se cura en la actualidad gracias a los avances registrados en el diagnóstico precoz y en el tratamiento frente a esta enfermedad. Sin embargo, la quimioterapia presenta una serie de efectos secundarios, siendo la presencia de náuseas y vómitos los más comunes. Incluso con tratamiento médico profiláctico, su incidencia, puede llegar a ser del 50%.

 

Sin embargo, existen muchas alternativas para controlarlos, como queda de manifiesto en el libro ‘Siéntete bien’, realizado con el auspicio de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la participación de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), el Grupo Español de Investigación del Cáncer de Mama (GEICAM), el Grupo Español de Estudio, Tratamiento y Otras Estrategias Experimentales en Tumores Sólidos (SOLTI), y con la colaboración de MSD.

Este manual, con prólogo de la presidenta de FECMA, Mª Antonia Gimón, lo han escrito tres prestigiosas oncólogas: la Dra. Ana Lluch, jefe del Servicio de Oncología y Hematología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, Dra. Laura G. Estévez, oncóloga médico del Centro Integral Oncológico Clara Campal de Madrid y la Dra. Montserrat Muñoz, oncóloga médico del Hospital Clinic de Barcelona. En él se intentan responder las principales preguntas mediante respuestas encaminadas a evitar lo que las expertas definen como “una de las mayores preocupaciones del paciente”, a la hora de empezar el tratamiento.

Como señalan las autoras “se trata de un libro hecho por las pacientes en colaboración con nosotras, los profesionales sanitarios. Son las pacientes las que han formulado las preguntas y las dudas que más les inquietan relacionadas con las náuseas y vómitos provocados por la quimioterapia, a las que hemos tratado dar respuesta conjugando el más alto nivel de rigurosidad científica y el lenguaje divulgativo”.

Con este manual, se pretende acercar una realidad con la que viven las mujeres con cáncer de mama: los efectos secundarios de los tratamientos; principalmente las náuseas y los vómitos. Su control, como afirman las autoras, son de una importancia primordial ya que pueden dar lugar a serios trastornos metabólicos o al deterioro del estado mental y físico, entre otros. Pero además las náuseas y los vómitos relacionados con el tratamiento de quimioterapia pueden estar subestimados por el personal sanitario.

Las autoras coinciden en afirmar que “sin ningún tratamiento eficaz, seguro que todas las pacientes presentarían estos síntomas pero, con el tratamiento adecuado, se puede conseguir evitarlo”.

En este libro se podrá encontrar información útil que va desde las pequeñas modificaciones que se pueden acometer en el estilo de vida hasta los tratamientos farmacológicos de los que se dispone, pasando por algunas de las terapias alternativas y complementarias, como la acupuntura, acupresión o musicoterapia, que han demostrado poder ayudar a determinadas pacientes. “Lo que las pacientes quieren saber es si es posible evitar esas molestias y cómo se pueden aliviar sus efectos más incómodos”, resalta la presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), Mª Antonia Gimón. Asimismo, continúa Gimón, “este libro será muy útil también para los familiares y profesionales sanitarios porque aporta respuestas prácticas a situaciones reales vividas por los pacientes”.

‘Siéntete bien’ aborda el asunto del uso del cannabis, autorizado en países como EE.UU. para el tratamiento de las náuseas y vómitos postquimioterapia. Aunque las autoras reconocen que “podría suponer una ayuda en casos personalizados”, advierten de que no hay evidencia científica sobre su valor en este campo, ya que los estudios realizados son anteriores a la aparición de los antieméticos más recientes y eficaces.

Las autoras del manual reconocen que “se debería prestar más atención a estos síntomas, porque son muy limitantes y disminuyen la calidad de vida de las pacientes. Existen fármacos muy eficaces anti-emesis que nos ayudan a controlar estos efectos adversos, produciendo un beneficio en la salud de estas pacientes. Por tanto habría que intensificar la observación de su presencia para reducir su incidencia”, concluyen.

Por otra parte, la Dra. María Lomas, portavoz de la SEOM y oncóloga médico del Hospital Médico-Quirúrgico Ciudad de Jaén, destaca que el oncólogo médico realiza una atención integral a sus pacientes, valorando en todo momento el estadio de la enfermedad, buscando los mejores tratamientos y controlando los síntomas derivados de los mismos. “La SEOM – continúa la Dra. Lomas- es una sociedad científica comprometida con la población y sus pacientes. La colaboración en estos proyectos divulgativos como el libro “Siéntete bien” contribuye a que los pacientes y los profesionales tengamos mejores herramientas para manejar el cáncer, una enfermedad en vías de cronificación. Afortunadamente, para muchos pacientes, la palabra cáncer significa hoy investigación, avances médicos, mejora en la calidad de vida y esperanza”.

 

Preguntas más frecuentes, clave para estar bien informada

 

La relación con la comida es uno de los aspectos que más preocupa a las mujeres que sufren los efectos de la quimioterapia. ¿Es mejor comer antes del tratamiento? ¿Cuándo puedo volver a ingerir alimentos después? ¿Es compatible la alimentación con las náuseas?

“La buena alimentación, la práctica de ejercicio de manera rutinaria y sufrir menos estrés en el trabajo o la relación con la familia ayudan mucho”, resume la Dra. García Estévez. Por su parte, la Dra. Muñoz destaca que “es conveniente disminuir la cantidad de comida que se toma en cada ingesta, procurar tomar comidas con sabores más intensos y recurrir si es necesario a terapias complementarias”, resume la Dra. Muñoz.

Según explican las autoras, sí es adecuado comer antes del tratamiento de quimioterapia. Es más, si éste está programado a partir del mediodía, se debe tomar una comida ligera, evitando los dulces y las grasas.

Sin embargo, si hay algo que muestra el libro es que las pautas deben ajustarse a las necesidades de cada paciente, que irá viendo cómo reacciona ante el tratamiento a lo largo del mismo.

Y es que ni todas las mujeres sufren con la misma intensidad los vómitos y las náuseas, ni todas las quimioterapias afectan por igual a las pacientes, por lo que es muy importante que la paciente esté bien informada. “Aunque hay mujeres afortunadas que te dicen que están muy bien, la mayoría sufren náuseas, un efecto aún más común en las pacientes más jóvenes” resume la Dra. Muñoz.

 

Riesgos de náuseas y vómitos, dependiendo de los tratamientos

 

Un apartado importante del libro está dedicado a explicar los ‘Riesgos de náuseas y vómitos según diferentes esquemas de tratamiento’.

Los diferentes tipos de tratamientos con quimioterapia se dividen en cuatro grupos, según la proporción de pacientes que probablemente presentarán vómitos sin haber recibido ningún tipo de tratamiento preventivo.

-Esquemas de alto riesgo, en los que más del 90% de las pacientes vomitarán.

-Esquemas de riesgo moderado, en los que lo harán entre el 30-90% de las pacientes.

-Esquemas de bajo riesgo, en los que las probabilidades de vomitar se reducen a entre el 10 y el 30% de los casos.

“La mayoría de los tratamientos de quimioterapia que administramos a las pacientes con cáncer de mama están en el grupo de riesgo moderado a alto riesgo pero depende de la biología de cada tumor que presenta la paciente” comenta la Dra. García Estévez.

 

Escala Visual Analógica (EVA)

 

Con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las pacientes, éstas deben preguntarse hasta qué punto le influyen en su vida diaria, para lo que se recomienda utilizar una Escala Visual Analógica (EVA).

Esta medida permite establecer comparaciones con las molestias que la paciente percibe en distintos tratamientos y comparar las náuseas sufridas por distintas pacientes. Se trata de que la paciente conozca y pueda cuantificar en una escala de 1 a 10 cómo le ha sentado la quimioterapia en lo que respecta a las náuseas, de esta manera podrá contarle a su oncólogo cómo se siente y éste podrá poner los medios necesarios para ayudarla.

En definitiva, ‘Siéntete bien’ ofrece un contenido riguroso, científico y divulgativo con un esquema claro y manejable para ayudar a las pacientes de cáncer de mama, así como a sus familiares y a los profesionales sanitarios, a su calidad de vida minimizando el impacto de las náuseas y los vómitos inducidos por el tratamiento con quimioterapia.