Sobre el Cáncer de ovario.

 El cáncer de ovario es la primera causa de muerte por cáncer ginecológico en España y la sexta respecto al total de cánceres. Su diagnóstico en fases tempranas es complicado. Sin embargo, según datos de Onco-rad, centro de diagnóstico e investigación especializado en el paciente oncológico, un 20% de los casos de cáncer de ovario son detectados en fase temprana. Con el fin de concienciar sobre este tipo de tumor, el 8 de mayo, por iniciativa de ASACO (Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario) se celebró, por primera vez el I Día Mundial del Cáncer de Ovario.

 

Exámenes rutinarios

Tal y como destaca Doctor Josep María Argilés Vives, Médico especialista en Radiología de Onco-rad, las pruebas rutinarias en la mujer son claves a la hora de detectar este tipo de cáncer. “La detección de las lesiones ováricas se lleva a cabo durante la exploración ginecológica rutinaria, su medico palpa los ovarios y el útero para examinar su tamaño, forma y consistencia., si bien la palpación de pequeñas lesiones ováricas es dificultosa, la detección de lesiones en etapas iniciales aumenta exponencialmente la supervivencia” afirma Argiles. Del mismo modo, las pruebas que son utilizadas para el diagnóstico de patología ovárica son la ecografía transvaginal y la detección en sangre de CA-125. Si bien en torno a la utiliación del CA-125 como detector del cáncer de ovario, existe cierta controversia, ya que son muchas las afecciones comunes que no son cáncer que también pueden elevar los niveles de CA-125.

¿Existen síntomas?

Es muy complicado establecer unos síntomas específicos para este tipo de cáncer, si bien, y tal y como apunta el Doctor Argilés “hay que prestar una especial atención cuando se tiene un hinchazón abdominal muy acusado, o presión en la pelvis. Esto nos indicaría la necesidad de realizar pruebas complementarias ya que podrían relacionarse con aumento del tamaño de los ovarios”. Si se atiende a los síntomas sin demora se aumentan las probabilidades que se diagnostique una posible lesión cancerosa en su etapa inicial.

Importancia de seguir una dieta saludable

“Hábitos alimentarios saludables haciendo hincapié en el consumo de frutas y vegetales y limitando el consumo de carnes rojas puede ayudar a prevenir cáncer de ovario así como otras enfermedades, incluyendo algunos otros tipos de cáncer” afirma el Doctor Argilés. Estudios apuntan que las mujeres obesas (con un índice de masa corporal de al menos 30) tienen un mayor riesgo de cáncer de ovario. Del mismo modo, Un estudio de la Sociedad Americana Contra El Cáncer encontró una tasa mayor de muertes de cáncer de ovario  de hasta un 50% mayor en las mujeres obesas.

Factores de riesgo

El 10 % de los tumores diagnosticados son resultado de factores hereditarios, “el riesgo que tiene una paciente de cáncer de ovario aumenta si su madre, hermana o hija tiene, o tuvo, cáncer ovárico”. Del mismo modo, el uso de medicamentos para la fertilidad (citrato de clomifeno) parece aumentar el riesgo de padecer este tipo de tumor, si bien se reduce en pacientes que han quedado embarazadas después del tratamiento. Asimismo, el uso estrógenos después de la menopausia tienen un riesgo mayor de cáncer de ovario, aumentando en mujeres que reciben solo estrógenos por al menos 5-10 años sin progesterona. Por otro lado, tal y como sostiene el Doctor “el embarazo y la lactancia disminuyen el riesgo a padecer cáncer de ovario”. Lo mismo ocurre con el uso de anticonceptivos orales durante más de 5 años.