Subida precio de la luz: si te estresas te caerá el pelo

 

Para que esto no ocurra (que no te caíga el pelo) consulta la página www.clinicamedicacapilar.com

 

El Ministerio de Industria ha remitido a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) una propuesta de aumento en los peajes de acceso que supondría un incremento en torno al 4% de la tarifa de último recurso (TUR), la única que fija el Gobierno y a la que pueden acogerse 26,8 millones de hogares y pymes. En total, las tarifas eléctricas de acceso -que retribuyen costes regulados como el transporte, la distribución o las primas a las renovables- podrían subir en julio un 10% para los hogares y pequeños comercios y un 5% para la mediana industria, mientras que para los grandes consumidores (cementeras, químicas o siderúrgicas) quedaría igual.

En el cálculo de la TUR influyen los peajes de acceso, los impuestos y el resultado de las subastas para la adquisición de la energía, que, según fuentes del sector, arrojarán un precio superior al de las celebradas para establecer la tarifa del primer semestre. Además, en julio, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que se aplica en el recibo de la luz se elevará del 16% al 18%.

El borrador de la orden fija un incremento de los peajes del 10% para la baja tensión (hogares y pequeños negocios), del 5% para la alta tensión del escalón 1 (industria en zona urbana) y del 0% para el resto de la alta tensión (grandes consumos). Entre otros conceptos, los peajes retribuyen elementos regulados como las primas a las renovables o el déficit de tarifa que se genera porque los ingresos obtenidos vía recibo de la luz no cubren todos los costes que soporta el sistema.

El Gobierno añade en su propuesta que las condiciones económicas del primer trimestre obligan a revisar al alza las previsiones de demanda para 2010 realizadas en diciembre de 2009. Este año se cerrará así con un incremento de la demanda eléctrica del 1,5% respecto a 2009, según el documento, en el que se considera que el consumo será un 2,25% superior al previsto en diciembre del año pasado. La orden establece una previsión final de costes de actividades reguladas para el conjunto del año de 13.090 millones de euros, mientras que los ingresos de acceso se cifran en 13.100 millones de euros, lo que arrojará un “superávit” de 10 millones de euros.

Precio aún no determinado

Después de que se diera a conocer la propuesta de aumento en los peajes de acceso, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio afirmó que en el momento actual del proceso de revisión de la tarifa eléctrica de último recurso (TUR), “no se dispone de la información indispensable para determinar el precio de la electricidad aplicable a partir del 1 de julio de 2010?.

Según explicó el departamento dirigido por Miguel Sebastián, las tarifas de acceso o peajes retribuyen los costes regulados del sistema eléctrico (redes, etc.) y representan sólo una parte de la tarifa de último recurso (TUR), la única que fija el Gobierno.

En la determinación de la TUR influyen principalmente dos elementos. El primero son las denominadas tarifas de acceso, mediante las que se retribuye el uso de infraestructuras eléctricas. El segundo es el coste de la energía, que se determina mediante una subasta competitiva entre las comercializadoras de último recurso.

La subasta de energía entre las empresas comercializadoras de último recurso se celebrará a finales del presente mes de junio, por lo que actualmente se desconoce uno de los elementos esenciales utilizados para el cálculo de la tarifa de electricidad.

Por otra parte, la presidenta de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), María Teresa Costa, ha recomendado a los consumidores que cambien cada año de suministrador de electricidad, dada la escasa competencia entre comercializadoras de energía eléctrica en el mercado. Costa realizó esta sugerencia durante un encuentro informativo organizado por el Executive Forum España y HC Energía.

Según la presidenta de la CNE, sí hay cierta competencia entre las comercializadoras, pero ?sólo está basada en los costes de las transacciones de los consumidores para cambiar de comercializador”, es decir, se centra en “ofertas para el primer año de consumo, y en no aportar nada en el segundo año”, explicó.