Sueño. Insomnio. Somniferos.

Los somníferos estimulan el sueño ligero de modo que se duerme más rápidamente pero perturban el resto del ciclo de sueño natural. Ejercen sobre todo una mala influencia sobre dos fases de sueño que son de una importancia primordial para la calidad del descanso nocturno: la fase en la cual que soñamos y la fase del sueño profundo.

La fase en la cual soñamos sirve para relajar la mente para que ésta pueda registrar las experiencias del día. La represión (parcial) de esta fase puede pues influir el funcionamiento psíquico durante el día.

Los somníferos reducen también la duración del sueño profundo que tiene que procurar el sentimiento descansado al despertar.