Tabaco: dejar de fumar. algunas respuestas.

¿Qué es la dependencia física?

La nicotina es una sustancia muy adictiva que produce dos tipos de dependencia: la dependencia física y la dependencia psicológica.

La dependencia física afecta a tu organismo: cuando cortas el suministro, tu organismo sufre los síntomas del síndrome de abstinencia: sensación desagradable con ansiedad, irritabilidad, trastornos del sueño, nerviosismo, aumento del apetito… Si resistes sin fumar tres o cuatro semanas, habrás superado la dependencia física: tu proceso de desintoxicación habrá finalizado.

  volver

¿Qué es la dependencia psicológica?

La dependencia psicológica puede durar mucho más tiempo que tres o cuatro semanas; puede extenderse como un fantasma hasta hacerte recaer. Si te dedicaras a pensar continuamente en lo “que te gustaba fumar” o lo “bueno que te sabía”, estarías incrementando tu dependencia psicológica y tu mente podría jugarte una mala pasada. No pienses “me fumaría un pitillo”, sino “qué bien que ya no fumo”.

  volver

¿Cuál es la clave para evitar recaer?

Lo más importante para mantenerte sin fumar es que establezcas plazos cortos. Aunque estés haciendo un intento serio y definitivo, no pienses que es para toda la vida. Piensa: hoy no fumo. Ya verás cómo es más fácil.
 

  volver

¿Cuál es el mejor momento para dejar de fumar?

Elige una etapa de tu vida que sea normal: ni demasiado buena, ni demasiado mala. Y sobre todo, no tomes ninguna decisión hasta tener muy claro por qué quieres dejar de fumar. Cuanto más sólida sea tu motivación para dejar el tabaco, más estable te sentirás durante el proceso.
 

  volver

¿Es conveniente reducir el número de cigarrillos antes de dejarlo del todo?

Es cierto que el efecto del tabaco es dosis-dependiente: a más cigarrillos más riesgo. Pero como en todas las dependencias la diferencia está entre fumar y no fumar. Por eso el método más efectivo es dejar de fumar DEL TODO. Además tú sabes que fumar menos es muy difícil, casi más difícil que no fumar. Está demostrado que fumar pocos cigarrillos también aumenta el riesgo de padecer enfermedades: por eso no debes fumar NADA.

  volver

¿Dejar de fumar me garantiza protección frente a las enfermedades cardiovasculares?

Dejar de fumar NO es un pasaporte para la inmortalidad. Está comprobado que dejar de fumar disminuye el riesgo de padecer enfermedades graves (infarto de miocardio o ataque al corazón) y mortales (cáncer), pero además dejar de fumar aporta calidad de vida, ya que mejora el funcionamiento del aparato respiratorio y del sistema cardiovascular. No se trata sólo de dar más años a la vida, sino también de dar más vida a los años.

  volver

¿Es verdad que los no fumadores lo tienen más fácil para encontrar trabajo?

El ser no fumador puede ser una ventaja añadida para encontrar trabajo. Los fumadores resultan más caros a las empresas porque tienen más absentismo, más visitas al médico, e incrementan los costes de limpieza y de mantenimiento, además de ser posible causa de siniestros (incendios por colillas), por lo que cada vez es más frecuente que se prohíba fumar en el lugar de trabajo; por otro lado, los conocimientos sobre tabaquismo pasivo obligarán a establecer restricciones en el lugar de trabajo.

  volver

¿Es cierto que fumar envejece?

Al fumar, el gesto de fruncir los labios se repite cientos de veces y contribuye a que se formen arrugas en el labio superior, muy antiestéticas. Además, los dedos teñidos y las uñas amarillentas dan a las manos un aspecto avejentado. Parte de la nicotina y de los tóxicos que tiene el tabaco se eliminan a través de la piel, dándole un tono grisáceo. Al dejar de fumar la piel cambia mucho, ya que pierde el tono mortecino apenas unas semanas después.

  volver

¿Por qué el primer cigarrillo del día es el mejor?

Durante la noche, mientras duermes, los niveles de nicotina en sangre bajan: por eso al levantarte necesitas fumar uno o varios cigarrillos para incrementar el nivel de nicotina en tu sangre. Este es el motivo por el que los primeros cigarrillos te producen satisfacción o te “sientan bien”. Si pasa muy poco tiempo desde que te levantas hasta que te fumas el primer cigarrillo, posiblemente tienes una dependencia física alta: cuando decidas dejar de fumar, acude a tu médico para que te proporcione la ayuda que considere oportuna.

  volver

¿Dejar de fumar engorda?

No todas las personas que dejan el tabaco engordan. Algunos suben de peso, otros se quedan como están y otros adelgazan. El aumento de peso medio en personas que dejan de fumar no llega a 2 kilos. Si decides dejar de fumar y cambias de hábitos adecuadamente, no engordarás. Además, dejar de fumar beneficia a tu imagen: desaparecerá el aliento a tabaco y el mal olor corporal, tus dientes recuperarán su blanco natural y tanto tu piel como tu pelo ganarán brillo y vitalidad.