Vacaciones. Sol y playa: insolaciones. Cuidado niños.

Evite insolaciones

  •  Beba mucho líquido, nunca alcohol, antes y durante la exposición al sol, para evitar la deshidratación. No son recomendables diuréticos tales como el té, el café o el alcohol, puesto que alteran la cantidad de líquido en el torrente circulatorio.
  • Mójese frecuentemente con agua fresca, sobre todo la cabeza.
  • Alterne las exposiciones al sol con paseos por lugares frescos.
  • Evite actividades físicas extenuantes a pleno sol.
  • Extreme las precauciones con personas sensibles (niños, ancianos, cardiópatas, obesos).
  • Si a pesar de todas estas precauciones tiene dolor de cabeza, fiebre, respiración agitada, sed, vómitos o trastornos de la visión, puede deberse a una insolación. Suspenda cualquier actividad física, túmbese en un lugar fresco con las piernas en alto, aplíquese en la piel compresas de agua fría y beba con frecuencia pequeñas cantidades de líquido.

Máximo cuidado con los niños

  • Antes de ponerle un flotador a su hijo compruebe que está equipado con una válvula de seguridad para evitar que se deshinche rápidamente en caso de pinchazo. Si el niño es pequeño haga que lleve sistemáticamente manguitos hinchables. Reserve las barcas y demás elementos acuáticos para los más mayorcitos, y no les deje solos en ellos ni un segundo.
  • Evite que su hijo se pierda en la playa dándole puntos de referencia: muéstreles los objetos, visibles de lejos, que rodean el lugar donde están instalados (sombrillas, cabinas, chiringuitos, etc).
  • Indíqueles dónde se encuentra el puesto de socorro y póngales un brazalete o similar que indique su nombre y sus señas.
  • Nunca cubra de arena a un niño: ni en posición tumbado, ni en posición vertical. Jamás cave un agujero de su talla. El peso de la arena sobre su pecho es demasiado elevado para que pueda respirar.
  • La sesión de playa para los niños no debe durar en total más de dos horas, que no serán nunca las de máxima incidencia solar (de 12 a 16 horas).
  • No los exponga al sol antes de los tres años, utilice protectores solares especiales para niños de alto índice (más de 25) y resistentes al agua.

El sol, siempre con moderación

  • Evite exponerse al sol entre las 12h y la 16h, cuando los rayos llegan verticalmente y, por tanto, la radiación UBA y UVB (la ultravioleta) es más fuerte.
  • Recuerde que el agua y la arena reflejan los rayos solares un 50% y un 35% respectivamente, aumentando sus efectos nocivos sobre la piel.
  • No se pulverice con agua para refrescarse mientras toma el sol, las gotas actúan como lupas sobre su piel y pueden acelerar la aparición de quemaduras.
  • Si gusta de bañarse frecuentemente, utilice productos resistentes al agua. Los waterproof garantizan la protección indicada en el envase tras 80 minutos de inmersión en el agua. Los water resistant, únicamente 40 minutos.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí: política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies